inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Jueves, 19 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
25/10/2011 - Admin Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Ahorro de 90 millones anuales por la subrogación de la deuda de Calle 30
La firma se formalizó el pasado viernes con los 14 bancos que integran el sindicato bancario prestamista

A partir de 2012, el Ayuntamiento de Madrid  se va a ahorrar 90 millones al año al subrogar la deuda de Madrid Calle 30. Según ha explicado en el Pleno el teniente de alcalde y delegado de Hacienda y Administración Pública, Juan Bravo, esa subrogación y el reequilibrio económico financiero del contrato entre el Ayuntamiento y la sociedad mixta, tiene como resultado que "el Ayuntamiento se ahorra este año unos 45 millones de euros, una cifra que a partir del próximo ejercicio rondará los 90 millones de euros cada año hasta que finalice el contrato en el año 2040". 

La subrogación se formalizó el pasado viernes, día 21, con los 14 bancos que integran el sindicato bancario con el que se había suscrito el crédito, tras la autorización de la Junta de Gobierno en la sesión del pasado 29 de septiembre. "Es el final de un camino -subrayó Bravo-  que comenzamos en junio de 2010, cuando decidimos plantearle a los bancos la posibilidad de la subrogación para, posteriormente, en septiembre, solicitar al Ministerio de Economía y Hacienda la autorización". El visto bueno ministerial llegó el pasado mes de diciembre y el de las entidades financieras, en mayo de este año.
 
El único objetivo que ha guiado al Gobierno municipal en esta operación ha sido el ahorro. Al asumir la deuda el Ayuntamiento se reduce la cantidad que éste tiene que abonar anualmente a la sociedad mixta lo que, junto a la no dotación de cuentas de reserva y el efecto fiscal positivo de la operación hace que "el reequilibrio a la baja sea aún mayor y, por tanto, existe ahorro en el presupuesto consolidado del Ayuntamiento".
 
Efecto fiscal
Madrid Calle 30 es una sociedad mixta que nació con el doble objetivo de realizar la reforma de la M-30 y conservar y gestionar esta vía durante un período de 35 años. Cumplido el primer objetivo en 2007, ahora se encarga de la gestión integral conforme a los estándares fijados por el Ayuntamiento. Con la medida aprobada hoy en Pleno, el ahorro municipal se origina por dos vías distintas: el efecto fiscal y la desaparición de las cuentas de reserva.
 
En cuanto al primer aspecto, el efecto fiscal, decir que la cantidad que anualmente le abona el Ayuntamiento de Madrid a Madrid Calle 30 no tiene en cuenta el destino que le da la sociedad mixta, sean gastos generales, obligaciones financieras, remuneraciones, etcétera. Este hecho tiene una trascendencia fiscal importante en el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) ya que la base imponible es la totalidad del pago, sin tener en cuenta que en el mismo se incluyen las obligaciones financieras de Madrid Calle 30. Ahora, conforme a la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido, al hacerse cargo el Ayuntamiento de dichas obligaciones, éstas no formarán parte de la base imponible del impuesto, por lo que se reduce el importe a pagar.
 
En  segundo lugar y por lo que respecta a las cuentas de reserva, típicas de la financiación contra proyecto como ha ocurrido en el caso de la M-30, los contratos de financiación preveían dos con el fin de disminuir el riesgo que, como explicó Bravo, "asumen las entidades financieras al prestar a una sociedad con la única garantía de los flujos generados por un proyecto concreto y sin recurso al accionista". La primera de ellas aseguraba los pagos financieros que la sociedad tenía que realizar a los bancos durante un plazo de 6 meses. La segunda perseguía cubrir el coste de las posibles remodelaciones que tuvieran que hacerse en el anillo de la M30. Los costes de remodelación tras la subrogación serán asumidos directamente por el Ayuntamiento de Madrid, de acuerdo a los importes previstos en el informe elaborado por los servicios técnicos municipales.
 
Con la subrogación de la deuda, desaparece la obligación de dotar a estas cuentas puesto que son típicas de la financiación contra proyecto, pero no de la financiación corporativa del Ayuntamiento de Madrid, como ha pasado a ser el caso.

 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic