inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Jueves, 19 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
06/08/2010 - Guillermo Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   6 votos
Los espacios del centro de Madrid sufren niveles de ruido superiores a los 65 decibelios.
El centro de Madrid, espacio con contaminación acústica
Se superan los 65 decibelios admitidos por la OMS

Los madrileños se enfrentan diariamente, en la zona Centro de la capital, a niveles de ruido superiores a los 65 decibelios admitidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), según una serie de mediciones realizadas por la Asociación Clave, atención a la deficiencia auditiva.
Las mediciones se han desarrollado durante la última semana de julio en seis lugares de tránsito frecuente en la vida diaria de Centro y los resultados son indicativos en cuanto a la presión sonora medida en decibelios.

Los puntos negros son la estación de Atocha, el Metro de Madrid, las tiendas de moda de la Gran Vía y cafeterías del Distrito Centro de la ciudad.
Así, en la Estación de Atocha la presión sonora que soporta el viajero llega a puntos de 73,45 dB en una hora que no es de gran tránsito. En el metro de Gran Vía se registran valores en los andenes de 92,23 dB y en una cafetería de la céntrica avenida madrileña el entorno acústico arroja una presión sonora de 73,2 dB. El lugar está frecuentado a esa hora por una concurrencia media.

En una tienda concurrida en época de rebajas de la misma calle, los valores suben hasta un 75,7 dB, debido a la música de fondo, a la actividad comercial y a la siempre bulliciosa época de las rebajas.

Al cruzar una calle por el paso abierto entre una obra se alcanza un promedio de 92,37 dB y en la misma se observa que los operarios que manejan las perforadoras carecen de toda protección acústica.

Así, los niveles de ruido en el Centro de Madrid vulnera diferentes puntos de la Guía para el ruido editada por la OMS en 1999. El nivel de ruidos al que está sometido el ciudadano madrileño genera dificultades en la comunicación hablada ya que para que el lenguaje sea inteligible la razón señal-ruido, o la diferencia ente el nivel del habla y la presión sonora del ruido de fondo, debe ser de 15dB; Origina distracción y afecta a parámetros cognitivos y motivacionales; Puede generar efectos cardiovascuales adversos, tal y como se ha constatado, asociados a la exposición duradera a valores en el rango de 65-70 dB o más y causa molestias, entendiendo por molestia como un sentimiento de displacer con efectos adversos en el individuo.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic