inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 26 de mayo de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
29/07/2014 - jesusangel Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   5 votos
Continúa el descenso de la población en Madrid
El máximo de población se alcanzó en 2010, iniciándose a partir de esa fecha un descenso de la población empadronada en Madrid, que se ha mantenido en 2013

 Concepción Dancausa, delegada de Economía, Hacienda y Administración Pública, ha dado a conocer hoy los datos de la revisión del Padrón Municipal de Habitantes, cerrada a 1 de enero de 2014.  La capital a esa fecha contaba 3.166.130 habitantes, cantidad inferior en 49.503 vecinos a la del año anterior. (Ver cuadro 1 en documento adjunto). Una disminución en la que Madrid  experimenta la misma tendencia que el resto del país. Aún así, de su lectura se desprende, como ha señalado Dancausa, que "Madrid sigue siendo una ciudad atractiva en la que vivir. Y es, como señala un reciente informe de PriceWaterhouseCoopers, una de las ciudades con mayor proyección de futuro".

Como datos para avalar esa afirmación la delegada citó que, pese al aumento de la edad media por el descenso de la natalidad registrado hace dos décadas, la capital sigue atrayendo a la población joven. Otro motivo de esperanza en el futuro lo aportan los datos económicos que ponen de manifiesto que "Madrid está dejando atrás la recesión". El crecimiento del PIB, que podría llegar al 2% en el último trimestre de este año, el crecimiento de la afiliación a la Seguridad Social, la intensa reducción del paro registrado, el incremento de la confianza del consumidor y la de los empresarios, así como la recuperación del turismo, son síntomas, para Dancausa, de ese cambio de tendencia económico y permiten albergar buenas expectativas de futuro. Las previsiones para 2014 y 2015 "son muy positivas, especialmente en el empleo. Esperamos que haya una progresiva mejora del mercado de trabajo. Creemos que esta mejora tendrá también su impacto en el padrón".

Dinámica de decrecimiento

El padrón, ese "eficaz instrumento para conocer la estructura y la distribución espacial de la población de Madrid", mantiene la dinámica de decrecimiento  iniciada desde el máximo de los años 2009-2010 (3.284.110); siendo el ritmo de descenso de la población empadronada durante 2014 superior a la del año anterior, tanto en términos absolutos (en 2012 se redujo en 22.304 habitantes), como en relativos (15,39 por mil frente a 6,89 por mil, en el año anterior).

El número de nacimientos, que es superior al de defunciones, muestra un lento descenso desde 2009, en consonancia con la crisis económica. En 2013 se produjeron 29.737 altas por nacimiento (1.709 nacimientos menos que en 2012), lo cual no impide que el saldo demográfico (nacimientos menos defunciones) siga siendo positivo con un incremento de población de 4.267 habitantes.

Sin embargo, el saldo migratorio (inmigración menos emigración) es negativo al reducirse la población en 53.770 habitantes. Y eso a pesar de que ha habido más nuevas inscripciones (126.486) que solicitudes de baja (100.334). Esto es debido a que hay que sumar las bajas que se producen de oficio,  (79.922), de ciudadanos que no residen en el domicilio que consta en el padrón y que no han comunicado un nuevo domicilio. En esta cifra se han podido contabilizar bajas correspondientes a 2012, dado que al desconocerse la fecha exacta en la que se ha producido la misma, se contabilizan cuando concluye el procedimiento administrativo que hace efectiva dicha baja padronal.

El efecto más notable de los cambios sociales habidos con respecto a la natalidad en las últimas décadas es la significativa reducción del tamaño de las generaciones, así el grupo de 15-19 años (129.482 habitantes) representa el 46,6% del grupo de 35-39 años (277.608 habitantes), lo cual anuncia fuertes cambios estructurales en el consumo, mercado de trabajo, vivienda...

Aumenta la edad media

Una consecuencia de estos cambios es que continúa el incremento de la edad media, la cual a 1 de enero de 2014 es de 43,5 años, lo que supone un aumento de 1,6 años desde 2005 (41,9 años). Por sexos se aprecian diferencias significativas: el promedio de edad de los hombres (41,4) es inferior en casi cuatro años al de las mujeres (45,3). Ello es debido a la mayor mortalidad de los hombres en todas las edades.

La proporción de población de 65 y más años ya alcanza el 20,2 para el conjunto de la ciudad, con una diferencia porcentual de seis puntos más para las mujeres (23,1%) respecto a los hombres (16,9%).

El alargamiento de la vida se traduce en la presencia de una "Cuarta Edad", las personas de 80 y más años, que suponen ya el 6,9% de la población madrileña (219.350), con predominio de las mujeres (2 mujeres por cada hombre de esas edades).

Por nacionalidad también se aprecian diferencias sustantivas: la edad promedio de los españoles (45,0) supera en 11 años a la de los extranjeros (33,8).

Por distritos, los más envejecidos son Chamberí (46,4), Retiro (46,3), Salamanca (46,2) que superan la media madrileña, si bien, no son los únicos que lo hacen y el fenómeno se va extendiendo a distritos como Moratalaz (46,1) o Latina (45,7). En el lado opuesto, es decir, los distritos con menos edad media, encontramos a Villa de Vallecas (37,7), Vicálvaro (38,8) y Barajas (40,6).

Casi la mitad de la población se concentra entre los 30 y los 60 años

La actual distribución por edad de la población madrileña concentra casi la mitad de sus habitantes (46,0 %) en el grupo de edades que van de los 30 a los 59 años, frente a tan solo el 28,8 % de los que no alcanzan los treinta años.

El grupo quinquenal más numeroso en dicha distribución es el de 35 a 39 años con 277.608 habitantes, mientras que el grupo inmediatamente anterior (30 a 34 años), aquellos que están en la fase inicial del ciclo familiar, cuenta con 30.760 efectivos menos (-11,1%).

Efecto de las nacionalizaciones

El número de habitantes extranjeros es de 416.094 (13,1% de la población), mientras que el número de habitantes nacidos fuera de España es de 618.123, 202.029 más que los extranjeros registrados en el PMH y cifra inferior en 30.055 habitantes a la del año anterior (648.178).

Este dato pone en evidencia el fenómeno de la nacionalización de inmigrantes extranjeros. Como ejemplo citar que del conjunto de los residentes en Madrid nacidos en Ecuador (95.147), casi dos de cada tres tienen nacionalidad española. Esta circunstancia se repite con los nacidos en algunos otros países de América Latina, como Perú, Colombia o República Dominicana.

Sin embargo, este fenómeno de las nacionalizaciones no alcanza el mismo nivel de relevancia para los que proceden de otros países de esta área socioeconómica, como Bolivia o Paraguay, debido, probablemente, a su llegada a España más recientemente, lo que hace que no alcancen todavía el tiempo necesario de residencia para poder optar a la nacionalidad española.

Los nacidos en Ecuador son el grupo más numeroso con más de 95.000 personas. Pero debido a las nacionalizaciones, en este momento, solo hay 39.128 ciudadanos ecuatorianos en Madrid, es decir, menos que rumanos, que se convierten así, en el grupo de extranjeros más numeroso, con 48.516.  (cuadros 2 y 3 en documento adjunto).

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic