inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Miércoles, 13 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
08/04/2010 - Ngs Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Ana Infante, novillera de la Escuela de Madrid
La Fiesta de los Toros es ya Bien de Interés Cultural y de las Bellas Artes
El Ejecutivo regional fundamenta la decisión en la creencia de que el toreo es un compendio de las Bellas Artes

 

La Comunidad declara Bien de Interés Cultural (BIC) la Fiesta de los Toros para proteger su valor social, cultural, económico y ecológico y garantizar el derecho de todos los ciudadanos a la tauromaquia, como referente singular del patrimonio cultural tanto nacional como de la Región. Así se pone de manifiesto en un informe, elaborado por la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad, que hoy conoció el Consejo de Gobierno, en el que se justifica la raigambre de la fiesta taurina con los madrileños, y fundamenta la decisión de declararla BIC en la creencia de que el toreo es un compendio de las Bellas Artes, siendo un referente de nuestro patrimonio cultural.
 
El vicepresidente, consejero de Cultura y Deporte y portavoz del Gobierno regional, Ignacio González, aseguró que “la Comunidad quiere declarar la Fiesta como un bien de interés cultural, planteando esta declaración en términos positivos, ya que no pretende obligar a nadie ni prohibir nada, sino hacer un reconocimiento normativo de su importancia patrimonial”.
 
“Por tanto esta decisión está tomada en defensa de la relevancia social, económica y artística del toreo y no contra nadie, pero es también, una respuesta enérgica que permite resaltar la importancia de la Fiesta frente a quienes desconocen su origen, el sentido de la lidia, la genética del toro de lidia, el entorno ecológico en el que desarrolla su crianza y las grandes ventajas económicas que su existencia depara a la economía madrileña”, resaltó González.
 
Compendio de las Bellas Artes
Asimismo, el vicepresidente destacó que la decisión de declarar la decisión de declarar la fiesta de los toros como Bien de Interés Cultural está fundada en la creencia de que el toreo es un compendio de las Bellas Artes, inserto en nuestra memoria y conciencia colectiva como pueblo, siendo un referente singular y privilegiado de nuestro patrimonio cultural.
 
Por este motivo, según explicó González, la Comunidad de Madrid entiende que procede proclamar que los toros y la celebración popular del toreo son un bien cultural, y establecer como objetivo deseable que por parte de una organización supranacional como la UNESCO, encargada de velar por la preservación espiritual y material de bienes, ya sean obra del hombre o de la naturaleza, se proceda a su declaración como Patrimonio de la Humanidad.

Ignacio González recordó que el Ejecutivo regional, tras la decisión adoptada en el Consejo de Gobierno del pasado 4 de marzo, declara BIC los toros haciendo uso de la Ley de Patrimonio Histórico de la Comunidad e insistió en que “el toreo es una de las manifestaciones más importantes del hombre en relación con la naturaleza, que está en la cultura española y mediterránea desde tiempo inmemorial y queremos que sigan siendo un referente de nuestra singularidad, tanto a nivel nacional como de la Comunidad de Madrid”.
 
El vicepresidente aseguró que la declaración BIC de la Fiesta de los Toros por parte de la Comunidad, con la que se da respuesta a la demanda de amparo y respaldo planteada desde distintos sectores del mundo del toro, es además una decisión consecuente con la que en 1996, se impulsó desde el Gobierno de la nación, a través del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, de conceder la Medalla de Oro de las Bellas Artes, a los profesionales de la tauromaquia, reconocimiento que desde entonces se otorga a una serie de notables diestros a pie, a caballo y ganaderos.
 
Las Ventas también es BIC
Este procedimiento de declaración también es coherente con la decisión que la Comunidad de Madrid tomó en julio de 1994 de declarar la plaza de toros de Las Ventas, como Bien de Interés Cultural, exigencia que obliga a todas las administraciones a velar por su cuidado, su permanente renovación y restauración.
 
El también presidente del Consejo taurino de la Comunidad desgranó el informe de la Dirección General de Patrimonio en el que queda acreditado el arraigo histórico, popular, ganadero, económico y ecológico de la fiesta de los toros con los madrileños, razones por la que
se procede a su declaración como Bien de Interés Cultural, en su categoría de Hecho Cultural.
 
Arraigo histórico y popular
La Comunidad garantiza así el disfrute y fomento de esta fiesta entre los ciudadanos de Madrid, lo que queda plenamente justificado si tenemos en cuenta que es la Región que organiza mayor número de espectáculos de toda España, concentrando el 16 % de ellos, lo que permite acreditar la honda raigambre que la fiesta tiene entre los madrileños. Además, la cultura popular de Madrid se ha forjado con el toro y por ello en los pueblos madrileños y desde el siglo XV se siguen celebrando, como antaño, ritos y fiestas nacidas de la atracción por este animal.
 
En algunas localidades como Buitrago de Lozoya o el Molar el toro aparece representado en su escudo y en el propio Buitrago se celebraron fiestas en tiempos de Juan II en el patio de armas de su alcázar en cuyo interior aun se conserva la estructura de lo que fue una primitiva plaza de toros. Y en 1502, en Chinchón, se celebraban otros juegos de toros en honor de la visita a la ciudad de Felipe el Hermoso. Desde entonces y hasta el presente siglo XXI el toreo ha sido y es un auténtico espectáculo de masas, cuyo eje es la Plaza de Toros Monumental de las Ventas.
 
Valor económico y ganadero
La crianza del toro de lidia tiene además una gran tradición en la Comunidad de Madrid, según expone el informe conocido hoy por el Consejo de Gobierno. En las dehesas madrileñas pastan en la actualidad 90 ganaderías de la especie bovina raza lidia, que representan el 8,5 % del total de explotaciones de lidia a nivel nacional y que cuentan con un censo de 9.500 reproductoras. Estas ganaderías se distribuyen fundamentalmente por la Sierra Oeste, la Cuenca del Guadarrama y la Cuenca Alta del Manzanares. Los municipios con mayor número de explotaciones son Colmenar Viejo, El Escorial, Guadalix de la Sierra, Aranjuez y Soto del Real, ocupando una extensión superior a 14.000 hectáreas. Representan más del 6% de las explotaciones de ganado vacuno en la Comunidad de Madrid.
 
Conservación del medio ambiente
Para el Ejecutivo regional, la ganadería brava en la Comunidad además de su relevancia económica desempeña un papel fundamental en la conservación y mantenimiento de los recursos naturales y del medio ambiente. El sistema de explotación y manejo de las reses bravas, así como todas las mejoras realizadas en los últimos años en las fincas de ganado bovino de lidia, favorecen la conservación del medio ambiente, la conservación de la flora (encinas, robles y fresnos que protegen a los animales de las adversidades climáticas) y la conservación de la fauna, y la supervivencia de especies protegidas.

 
Asimismo, el ganado de lidia, que es el mejor adaptado a la dehesa, y sus condiciones de cría en grandes fincas, el espacio por cabeza, la movilidad que le da su menor tamaño con respecto a otras razas bovinas, y su crecimiento en libertad con mínima presencia humana, le han hecho inherente al ecosistema de la dehesa madrileña. Junto a la protección de estos valores, con la aprobación de la Declaración de Bien de Interés Cultural, la Comunidad de Madrid impulsará el estudio y la investigación de la tauromaquia, y preservará e incentivará la documentación histórica ya sea en sus manifestaciones escritas, filmadas, esculpidas, pintadas o expresadas en cualquiera de los soportes de la imagen y el sonido.

 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic