inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Miércoles, 17 de enero de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
14/06/2010 - Ngs Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Hay que dejar los corzos con sus madres y en libertad
Con los humanos pierden sus instintos naturales de supervivencia

 

La Asociación del Corzo Español (ACE) ha puesto en marcha un año más el proyecto Corcino, que tiene como objetivo sensibilizar a los ciudadanos que transiten por el campo en primavera para que eviten recoger corzos jóvenes, informó la Asociación Profesional de Agentes Forestales (APAF-Madrid), colaboradora de la iniciativa.

Las corzas, cómo muchas otras hembras de herbívoros, tienen la costumbre de esconder a sus crías entre la vegetación las dos o tres primeras semanas de vida. Para una persona que no conozca el campo ni estos hábitos de los animales, encontrar un pequeño y desvalido cocino, acurrucado entre la hierba, no le indica más que está abandonado.

Así, un número creciente de corcinos son recogidos cada año en la Comunidad de Madrid y en el resto de España. Sin embargo, sacar adelante a un corcino es realmente difícil, incluso para personas con experiencia como los veterinarios.
La mayoría de ellos mueren las horas o días siguientes a ser recogidos. Los que no lo hacen están condenados a vivir en cautividad, ya que los animales criados por humanos pierden sus instintos naturales de huir y de defensa, y por lo tanto tienen escasas posibilidades de sobrevivir en el campo. Además, los corzos machos criados en cautividad se vuelven agresivos y realmente peligrosos. Más de una persona ha tenido que ir al hospital gravemente herido por uno de estos animales.

Por todo ello nació el Proyecto Corcino en 2004 con una campaña de sensibilización sobre el problema a través de trípticos y carteles repartidos por pueblos, colegios, colectivos de cazadores, grupos de montaña, grupos ecologistas, bares, gasolineras, armerías. Se pretendió llegar a las personas del campo o que lo frecuenten durante la primavera, con el sencillo mensaje de que, al encontrar uno de estos animales, simplemente hay que dejarlo donde estaba.
 

 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic