inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 22 de septiembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
07/03/2011 - Sara Morales Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Para quién: "conseguir que cada ciudadano pueda desarrollar su proyecto vital".
La estrategia de Madrid
Gallardón presenta el trabajo coordinado por Emilio Ontiveros sobre la estrategia económica para la capital española con la mirada puesta en 2020.

Pensar en clave de futuro en tiempos de crisis puede cambiar el modelo productivo. Durante año y medio, desde 2009, expertos de la administración, universidad y agentes sociales han reflexionado con vistas a la próxima década. El resultado es una estrategia global para los próximos diez años y recogida en un documento denominado "Madrid Futuro 2020", coordinado por el analista Emilio Ontiveros y que hoy ha presentado el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón. El trabajo define cuatro ejes de actuación: ciudad, sociedad, economía y gobernanza, y en torno a ellos se articulan veintisiete objetivos y 350 acciones repartidas en 80 líneas de acción.

La crisis, ha señalado Ruiz-Gallardón, exige un proceso de reflexión, que en el caso de Madrid gira en torno al modelo real de crecimiento urbano. El objetivo: repensar la ciudad, definir el Madrid del futuro y buscar la manera de ir construyendo una ciudad que albergue un espacio económico competitivo y sostenible: "Necesitábamos un instrumento hecho por la propia sociedad, no contaminado por la visión de los políticos".  

El trabajo de Emilio Ontiveros recoge las "fortalezas y debilidades" de la Ciudad de Madrid. El alcalde ha subrayado entre las primeras el aumento del patrimonio urbano; una red de transporte público muy competitiva; calidad de vida alta; servicios avanzados como el reciclaje de agua; integración de la población extranjera; cobertura y calidad de los Servicios Sociales; seguridad ciudadana elevada; creciente dinamismo cultural; entorno laboral y económico también dinámico; gran capacidad de atracción de capital extranjero, la importancia de Madrid como destino turístico.

Entre las debilidades, el alcalde enumeró el inferior desarrollo frente a metrópolis de referencia como Londres o París; el impacto de la crisis en el sector inmobiliario, "más acusado" que en otras urbes europeas; las "insoportables" trabas burocráticas en la creación de empresas; el desajuste entre el empleo y la formación; un sistema de innovación no de del todo articulado; un nivel de idiomas insuficiente, "que nos hace menos competitivos"; la relevancia "insostenible" del transporte privado frente al público; los problemas de vivienda para los jóvenes; áreas industriales aún obsoletas; los niveles de ruido, congestión de tráfico y contaminación que han de superarse; el déficit de una cultura "blanda" de movilidad (como el uso de la bici"; una población envejecida; gastos impropios; la existencia de bolsas de pobreza...)

Lejos de resignarse o ser pesimista, argumentó Ruiz-Gallardón, Madrid ve en estas debilidades una oportunidad para cambiar, para diseñar un nuevo modelo y aplicar las reformas necesarias para salir de la crisis, pero también "para el día después". En cualquier caso, añadió, la Ciudad de Madrid "está en una situación ventajosa frente a otras metrópolis".

Para el alcalde, la conclusión de este documento -y el objetivo para el próximo mandato- es establecer una urbe en la que de ninguno de sus espacios se expulse al ciudadano, ni al tejido productivo ni a las actividades industriales. Un modelo urbanístico con los "muchos centros" que tiene Madrid "recuperados y rehabitados". Un modelo en el que el Plan General no ‘divorcie' los usos residenciales de los industriales y de los servicios. "Tenemos que aunar fuerzas para que el espacio urbano no permanezca invariable cuando la sociedad es variable". Un Madrid en el que la clave es "conseguir que cada ciudadano desarrolle su proyecto vital". El Madrid del siglo XXI, constató, estará basado en las reflexiones derivadas de este trabajo.

Ejes de actuación
Ciudad. En este eje, los cinco objetivos consensuados son: mejorar la calidad de vida, avanzar hacia una movilidad sostenible, adecuar la ciudad a los retos del cambio climático, incrementar la competitividad urbana, y política de vivienda y calidad residencial.

Economía. Aglutina seis objetivos que muestran el desarrollo de un entorno productivo competitivo, un sector terciario avanzado y diversificado, y la existencia de un tejido servindustrial que responda a los nuevos retos de la Economía del Conocimiento. Políticas de empleo eficaces y coordinadas, la generación y atracción de talento y emprendimiento de la sociedad y un adecuado posicionamiento exterior.

Sociedad. Ocho son los objetivos, que contemplan a jóvenes y mayores, favoreciendo la emancipación de las nuevas generaciones y atendiendo a los retos del envejecimiento y la dependencia, potenciando el papel activo de los mayores. La igualdad de oportunidades, familia e infancia; la integración de los inmigrantes; el reequilibrio territorial y erradicación de la pobreza; la seguridad como base de la convivencia ciudadana; potenciar el papel de la cultura en la ciudad, y la consolidación del deporte como seña de identidad de la ciudad completan el capítulo dedicado a lo social.

Gobernanza. Siete objetivos: estructura organizativa y territorial eficiente; gestión interna innovadora y eficaz; mejor financiación para el Ayuntamiento; racionalización del gasto y prestación de servicios municipales eficientes y de calidad; colaboración interadministrativa fructífera, y consolidación de la participación y la transparencia informativa como base de las relaciones entre Administración y ciudadanos.

Cerebros participantes

Todas las Áreas de Gobierno del Ayuntamiento han trabajado, codo con codo, con representantes de los diferentes agentes sociales (CCOO, UGT, CEIM, Cámara Comercio, Consejo Superior de Cámaras, AJE...), otras administraciones públicas (Agencia Estatal de Evaluación de las Políticas Públicas y la Calidad de los Servicios, Federación Municipios Madrid); y más de una treintena de expertos en diferentes materias y de diferentes organismos (Centro Superior Investigaciones Científicas, Universidad Autónoma, Complutense, UNED, Politécnica, IE Business School, Fundación Metrópoli, DIMAD, Garrigues Abogados y Ezquiaga Arquitectos...).

En una primera fase se elaboró un diagnóstico de la ciudad con seis dimensiones distintas (territorio, sostenibilidad y calidad de vida, sociedad, economía, factores transversales y gobernanza), que debía ser el punto de partida sobre el que trabajar para el futuro. Después, en la segunda etapa, se procedió a la construcción de una "visión" del futuro de la ciudad y a la definición de cuáles debían ser los objetivos a alcanzar. Cuatro grupos de trabajo se reunieron en diferentes sesiones, muy activas, que definieron los principales objetivos estratégicos a los que Madrid debería apuntar.

 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic