inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 23 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
28/02/2014 - Redacción Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   5 votos
Jaime Lissavetzky en el último Pleno.
Lissavetzky denuncia que más de 500.000 madrileños están en riesgo de exclusión social
El portavoz socialista denuncia que en 2013, uno de cada tres euros de los ciudadanos –el 34,2%- se destinó al pago de la deuda cuando se había presupuestado el 25%

El portavoz del grupo municipal socialista, Jaime Lissavetzky, ha afeado a la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, que ni siquiera haya respondido a la propuesta del PSOE de poner en marcha un plan contra la pobreza, la exclusión y la marginación social dotado con un fondo de emergencia. En el Pleno del Consistorio correspondiente al mes de febrero, Lissavetzky ha recordado que la capital no cuenta con un plan de estas características desde 2012 y ha instado a la regidora a abordar esta situación “desde los derechos y no desde la derecha tan reaccionaria que representa”.

Para Lissavetzky, Ana Botella tiene capacidad de decisión en este ámbito, pues puede elegir  si “pone delante” a los bancos o a los ciudadanos. Según el portavoz, la alcaldesa está decidida a decantarse por la primera opción, ya que en 2013 dedicó el 34,2% del presupuesto municipal al pago de la deuda. “Es más del 25% que tenía presupuestado. Ha pasado de destinar uno de cada cuatro euros de los madrileños a los bancos, a pagar uno de cada tres”, ha apuntado.

Mientras tanto, la realidad se impone y evidencia, en opinión de Lissavetzky, que “las cosas van mal”. Según datos del propio Ayuntamiento, más de medio millón de vecinos –el 15,6% de la población- se encontraban en riesgo de exclusión social en 2010 y un reciente informe de UNICEF señala que el 18,9% de los menores de la ciudad se hallan en esta situación. De los 74.000 parados de la capital, la mitad no recibe ninguna prestación y el 42% son de larga duración.

En opinión de Lissavetzky, la situación se agrava en un contexto de bajadas salariales y de descenso del dinero dedicado a servicios sociales: “Madrid destina 119 euros por ciudadano frente a los 186 de Sevilla, por ejemplo. Puede maquillar las cifras, pero la realidad es que Madrid no es la primera en servicios sociales sino en el pago a los bancos. De seguir así, lo único claro es que los próximos 15 meses serán muy largos para los madrileños”, ha concluido.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic