inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 20 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
28/06/2014 - Admin Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Lissavetzky reprocha a Ana Botella que los bancos vayan primero que los barrios
El portavoz reprocha a la alcaldesa no haber mencionado en ningún momento la palabra igualdad en su discurso.

El portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky, reprocha a la alcaldesa que obvie en su análisis del estado de la ciudad la “creciente e hiriente” desigualdad que atraviesa la ciudad, donde la brecha entre el distrito más rico y el más pobre, Retiro y Puente de Vallecas respectivamente, ha subido un 56%. “En su discurso, no ha mencionado en ningún momento el término igualdad”, le ha reprochado Lissavetzky, quien considera que la regidora vive fuera de la realidad. “Solamente con igualdad, libertad y solidaridad se puede construir un Madrid de futuro”, ha señalado.

Durante su intervención, Lissavetzky ha puesto el acento en el alarmante aumento de madrileños en situación de vulnerabilidad a los que, a su juicio, el Ayuntamiento desatiende. “Lo primero va antes. Los barrios van antes que los bancos”, ha señalado a Botella, en referencia a su gestión de la deuda municipal que, ha añadido, “sigue creciendo. En concreto, 688 millones más de deuda hasta 2013, lo que supone casi un millón de euros al día”. 

El portavoz ha iniciado su discurso citando diversos indicadores que muestran la difícil situación que atraviesa la ciudad:  “Somos menos, hay muchos menos jóvenes, bajan cuantiosamente los activos y disminuyen con rotundidad los ocupados, se incrementan los parados, se dispara la precariedad, disminuyen las empresas, crece la deuda pública de cada madrileño, la ciudad pierde atractivo y aumenta de manera ostensible y cada vez más insostenible la desigualdad, la desprotección y la vulnerabilidad”, ha resumido.


Lissavetzky ha destacado que Madrid ha perdido 103.009 habitantes, la mayoría de ellos con edades entre 20 y 34 años de edad.  “Hoy hay 283.000 parados. 40.000 más que hace 3 años. En los tres últimos años el número de trabajadores con contratos indefinidos ha disminuido en 48.900. En sentido contrario, los contratos a tiempo parcial han crecido el 20,5%”, ha expuesto.


“Con los ojos cerrados, los oídos entorpecidos y los pensamientos aletargados”. Así describe Lissavetzky, citando a Conrad, la gestión de la alcaldesa durante sus tres años de mandato: “Heredó un proyecto delirante en vías de agotamiento y nos lega un conjunto deshilvanado de acciones de gobierno, que apenas persiguen resistir en mitad de la fatiga”, ha añadido.


En este sentido, el portavoz ha repasado las grandes cuestiones de la ciudad, empezando por el “lío” montando en materia urbanística. Ha mostrado su oposición al PGOU que, siguiendo la valoración que han realizado instituciones como el Colegio de Arquitectos de Madrid, perpetúa el modelo de crecimiento desaforado. También ha hecho hincapié en la venta de viviendas sociales de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS) a fondos buitre, que amenaza a las familias que las habitan con el desahucio y perjudica a los 13.000 madrileños en lista de espera.


También se ha referido a los recortes en cultura, el 46% en los distritos, citando casos como el cierre del Teatro de Madrid o la manera en que el equipo de Gobierno mira a otro lado mientras se cierran cines o se incumple lo pactado en el Palacio de la Música. Este asunto, ha apuntado el portavoz del PSOE, evidencia que Ana Botella se muestra “incapaz de gestionar consensos”. “Va del palacio de Cibeles al acto. Hay sociedad civil, señora Botella, y una alcaldesa debe estar con ella”, ha señalado.

“Madrid es hoy una ciudad sin pulso y sin impulso. Una ciudad cada vez más desigual pero sobre todo una ciudad en la que la desigualdad es cada vez más hiriente e insoportable. Puede usted seguir engañándose y ganando tiempo en espera de un milagro que no llegará. A Madrid no sólo le está cambiando la piel física y social con el crecimiento insostenible de la desigualdad social”, ha apuntado el portavoz.


Lissavetzky ha reclamado un “tiempo nuevo” para la capital. Y ha añadido: “Abrir un tiempo distinto para la ciudad implica un primer esfuerzo: alejarse del pesimismo al que la pésima herencia nos puede conducir. Y para no dejarse llevar por el pesimismo es imprescindible superar la asfixia moral que padecemos y dotarnos de una nueva moral práctica. Esa es nuestra primera tarea para hacer posible el Madrid que es necesario. Tenemos la obligación de poner en pie una alternativa que apele a la solidaridad del mayor número de fuertes para combatir y detener el crecimiento ostensible de débiles y vulnerables”.


“Usted y su disciplinado equipo de gobierno llevan todo el mandato gastando todos sus esfuerzos e invirtiendo todas sus energías en conservar el orden de la ciudad. ¿Ha pensado alguna vez a fondo qué hay detrás de “su” orden? No hay orden sin justicia y Madrid es una ciudad cada vez menos justa. Lo primero es combatir sin tregua la desigualdad. Y es antes. Primero los barrios, olvidados y abandonados. Y luego los bancos”, ha indicado. “Lo primero es antes y por eso cambiar es cambiar las prioridades, alterar radicalmente las preferencias. En eso estoy, en eso estamos el grupo socialista y yo mismo”, ha concluido.


Propuestas
En el apartado de propuestas, Lissavetzky ha destacado la necesidad de crear un plan de rescate a las familias en riesgo de exclusión social, que incluya acciones para el fomento del Empleo, la Educación, la Vivienda  y las Prestaciones Sociales. El portavoz ha subrayado la necesidad de incentivar el empleo joven, destinado especialmente a jóvenes con escasa formación y que buscan su primer empleo.


Asimismo, ha propuesto la creación de una oficina de Innovación, como herramienta “dinamizadora de la economía de la ciudad y como palanca para el desarrollo del nuevo modelo productivo que Madrid necesita”, ha señalado. También apuesta por abordar la gestión energética de la ciudad para que Madrid “esté compensada y  sea ambientalmente sostenible en el horizonte de 2025”.


Lissavetzky defiende convertir la EMVS en una agencia municipal de vivienda que gestione las casas de su propiedad para alquiler social, trabaje por la rehabilitación de pisos y edificios y  concierte “con la SAREB y las entidades bancarias de la capital que han obtenido ayudas públicas y que tienen un parque de viviendas, para que estas puedan ser ofertadas en alquiler”. Además, ha reclamado que se paralice la venta de los edificios dedicados al alquiler social, “especialmente aquellos que ya están ocupados”.


Otras propuestas socialistas plantean la creación de una Comisión de la Memoria Permanente de la Ciudad y la elaboración de un nuevo modelo de  financiación en el que, además de la capitalidad, se tengan en cuenta los principios de centralidad, suplencia y suficiencia de los recursos municipales. “Si queremos que Madrid  esté en condiciones de competir con las grandes capitales de Europa y el mundo, y tener la capacidad de transformar la ciudad y la vida de los madrileños, un primer paso debe ser modernizar la legislación que limita y ordena todas nuestras políticas”, ha señalado.  









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic