inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 26 de septiembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
29/10/2014 - Redacción Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Madrid presenta rebajas tributarias y congelación fiscal para el 2015
Reducción del tipo impositivo del IBI, supresión de la tasa de basuras, reducción de un 10% del Impuesto de Vehículos, entre otras

El nuevo ejercicio económico se iniciará en el Ayuntamiento de Madrid con reducción y congelación de los impuestos municipales. Así lo ha anunciado hoy la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, en la presentación del proyecto de Ordenanzas Fiscales para 2015. “Se trata de una rebaja impositiva de carácter global: vamos a congelar para el próximo año tasas y precios públicos. Y, en materia de tributos, la reducción se va a traducir en 340 millones de euros de impuestos menos, y por lo tanto, 340 millones de euros disponibles para los madrileños”, añadió.

El ahorro medio que supondrá para las familias madrileñas se sitúa en torno a 62 euros, de forma que la diferencia de la presión fiscal con respecto a ciudades como Barcelona, podría llegar a superar el 35% a favor de Madrid. Eso permite a la capital seguir siendo una de las grandes ciudades españolas con menor carga fiscal para sus vecinos, y además tendrá una incidencia clara en la recuperación económica y la creación de empleo, explicó la alcaldesa.
Reducción del tipo impositivo del IBI, supresión de la tasa de basuras, reducción de un 10% del Impuesto de Vehículos o una rebaja fiscal que puede alcanzar el 47% en el caso de la Plusvalía inter vivos, resumen dichas rebajas.
 
Ana Botella destacó que este proyecto de ordenanzas fiscales refleja los objetivos que su Gobierno se fijó hace tres años: cuadrar las cuentas y comenzar el descenso de los impuestos municipales. “Creemos que devolver el dinero al bolsillo de los ciudadanos tienen un efecto beneficioso. Me comprometí a trabajar sólo en beneficio de todos los madrileños. Y lo que hoy ponemos sobre la mesa es precisamente eso”, agregó.
 
Se trata de un proyecto “que nos permitirá reducir la presión fiscal de las familias madrileñas. Por primera vez en más de una década, esta presión fiscal bajará, en lugar de subir”, resaltó.
 
Gestión a favor de la ciudadanía
 
Hizo hincapié, además, en que esta reducción de impuestos es fruto del “importante esfuerzo de contención y racionalización del gasto y de eficiencia presupuestaria” llevado a cabo desde 2012. Que tiene lugar después de cuadrar las cuentas municipales, por lo que no estamos “ante un recurso político” de cara a las próximas elecciones, “sino ante el resultado de una exitosa gestión financiera”. Que no comportan ningún riesgo para la estabilidad presupuestaria del Ayuntamiento de Madrid, porque están planteadas con la misma “seriedad y rigurosidad” con la que se ha gestionado el presupuesto estos años. Y que, además, tienen como objetivo colaborar en la recuperación económica y en la creación de empleo.
 
“Gestionar sólo tiene sentido si se hace en beneficio de la ciudadanía. Hay quien dice que eliminará la tasa de basuras; pues bien, no hace falta, está hecho. Hay quien dice que bajará el IBI; pues tampoco hace falta, está hecho. Esa es la diferencia entre quien habla, y quien hace. Nosotros hacemos”, añadió.
 
Tres razones permiten al Gobierno municipal abordar el proyecto fiscal del próximo año con buenas noticias para los ciudadanos: la mejora de los ingresos no financieros; el cambio de signo del remanente de tesorería –que ha pasado de los 876 millones negativos en 2011 a los 406 positivos de 2013– y la reducción de los fondos destinados a la amortización de la deuda que, al haber liquidado 3.000 millones en los últimos años, se sitúa en 2015 en 693 millones frente a los 1.084 consignados en 2014. Esta tendencia se mantendrá en los años siguientes ya que, a finales del próximo ejercicio, el volumen de deuda pendiente estará por debajo de los 6.000 millones de euros.
 
El proyecto, en propuestas
Botella desglosó las medidas según afectan a los principales tributos.
Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI).- El 44% del total de viviendas mantendrán este impuesto en niveles similares a 2014; el 29% se beneficiará de una bajada del importe, mientras que el 27% restante verá incrementado su recibo, pero en una cuantía inferior a la que tendrían que abonar en caso de no rebajarse el tipo. Esto se debe a que ese tipo impositivo es único, salvo los tipos diferenciados que afectan al 0,3% de los inmuebles de mayor valor, y el incremento del valor catastral es específico e individual en cada uno de los inmuebles. “Eso hace que sea imposible conseguir una congelación de la cuota del IBI para todos y cada uno de los inmuebles”, explicó la delegada de Economía, Hacienda y Administración Pública, Concepción Dancausa. La delegada apuntó que de ese 27% de viviendas que suben en 2015 (394.821), más de la mitad (el 52%) sólo lo hace entre un 1 y un 2%, y el 25% se incrementa entre un 2 y un 3%. Es decir, 3 de cada 4 viviendas en las que se sube el IBI en 2015 lo hace como máximo un 3%.
 
Tasa de Basuras.- Su supresión, como ya había anunciado anteriormente la alcaldesa y autorizada por el Ministerio de Hacienda y AAPP, supone que una vivienda media con un valor catastral de 90.000 euros se ahorrará 48 euros por este concepto. El coste anual supone cerca de 130 millones de euros en términos de la matrícula de la tasa (derechos reconocidos netos). De esta cantidad el 69% corresponde a viviendas del total de 1.448.895 inmuebles, que contribuían con el 61% del total de ingresos, 84.542.629 euros.
 
Plusvalía.- La rebaja fiscal en la plusvalía inter vivos, una de las novedades de este proyecto, puede llegar al 47,7% si el periodo de generación de la plusvalía es menor de 5 años e irá decreciendo en función del tiempo: un 28,6% si se habla de 10 años, o un 12,5%, si el período sube a 15. En el caso de las rebajas de la plusvalía mortis causa, cuya bonificación en este último caso se restableció en julio pasado pero cuyo impacto fiscal se producirá a partir de enero de 2015 en su mayor parte, la rebaja puede alcanzar hasta un 96% en caso de transmisión de la vivienda habitual.
 
Impuesto de vehículos.- Se reduce para todos los vehículos (turismos, motocicletas, autobuses, camiones) en un 10%
 
Otras bonificaciones.- Además de prorrogar las bonificaciones en el Impuesto de Actividades Económicas por creación de empleo y para inicio de nuevas actividades económicas, “actualizaremos la bonificación en el IBI para familias numerosas y por supuesto mantendremos la subvención para ayuda del pago del IBI a los colectivos con menores posibilidades económicas”.
 
En el caso, por ejemplo, del IBI correspondiente a la vivienda media de una familia numerosa de primer grado (tres hijos y una vivienda con un valor catastral de 130.000 euros, que se traduce entre los 260.000 y los 300.000 en valor de mercado), el ahorro fiscal ascenderá a 288 euros (65%) como consecuencia, por un lado, de la actualización de los tramos de valor catastral de la bonificación que se realiza el próximo año y, por otro, de la rebaja del tipo del IBI.
 
Son medidas que se suman a muchas otras implantadas en los últimos dos años, como es el caso de la rebaja de la tasa de basuras del 12%, las bonificaciones del ICIO para emprendedores o la ampliación del límite de fraccionamientos y aplazamientos sin garantía para facilitar a los ciudadanos el cumplimiento de sus obligaciones tributarias.
 
Coste en la recaudación
 
El coste en recaudación que supone el conjunto de medias, tanto nuevas como ya implantadas, asciende el próximo año a 340 millones de euros, cifra debida en su mayoría a la supresión de la tasa de basuras (130 millones), la congelación del IBI y resto de beneficios fiscales (101 millones) y a la rebaja de la plusvalía municipal (unos 85 millones).
 
El coste fiscal por habitante se cuantifica en 106 euros. “A día de hoy, –ilustró Ana Botella– si consideramos todos los tributos locales que paga una familia al año, Madrid sigue estando por debajo de la media de las grandes ciudades. De las 7 grandes ciudades españolas, Madrid ocupa el 6º lugar, sólo por encima de Málaga”, señaló la alcaldesa tras reconocer que “Madrid ha incrementado su nivel de fiscalidad en los últimos años, porque partíamos de una situación anormalmente baja, no ya para una gran ciudad sino para cualquier capital de provincia”. Un ejemplo que lo ilustra bien: en 2003, ciudades como Barcelona y Sevilla superaban en fiscalidad media a Madrid en un 82 y un 99% respectivamente.

 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic