inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 16 de enero de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
15/06/2010 - Guillermo Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
No entra en su casa por culpa de unos ‘okupas’
Una vecina de Arganzuela lleva 5 meses fuera de su casa por esta causa

Una vecina de Madrid ha denunciado hoy que un grupo de personas 'okupan' su casa en el madrileño distrito de Arganzuela desde hace cinco meses, tras poner un candado en la puerta para evitar que entrara, y ha expresado  su temor a volver a acercarse a la vivienda porque la última vez que lo hizo terminaron insultándola.

El calvario de Mari Carmen comenzó hace dos meses, cuando descubrió que, al querer entrar a su segunda vivienda ya que el bloque está pasando la Inspección Técnica del Edificio (ITE), varios 'okupas' habían "puesto un candado en la puerta" y no podía acceder.

Según  Europa Press, Mari Carmen relató que intentó "hablar con ellos" para pedirles "por favor" que le abrieran la puerta de su propio domicilio y, ante la negativa de estas personas, denunció la situación a la Policía, que le recomendó que "tuviera cuidado" porque si entraba a la fuerza en su casa le podrían acusar de "allanamiento de morada".

"Me llamaron de todo y me dijeron que la Justicia era gratuita para ellos, así que yo hiciera lo que quisiera. Ahora ya no quiero entrar, querría entrar en momentos en los que me pongo loca y podría hacer cualquier barbaridad. Lo único que quiero es mi casa y que se vayan", se quejó.

Mari Carmen se encuentra en tratamiento médico ante los nervios que le provoca la situación, a base de analgésicos y calmantes. Además ha tenido que contratar a un abogado y a un procurador que están tramitando su denuncia, a los que está pagando aunque esté cobrando una "pensión mínima de 482,88 euros" al mes.

Mientras tanto, todos los vecinos del bloque, ubicado en el Paseo de las Delicias, número 106, conocen que en el semibajo derecho varios latinoamericanos tienen tomada la vivienda aunque, según ha reprochado  la afectada, se han desentendido del problema.

"En una reunión de vecinos de la comunidad les expliqué el tema y me dijeron que lo sentían mucho pero que eso era mi problema y que ellos eran mayores y que en sus casas estaba tranquilos", relató.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic