inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 17 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
24/01/2011 - Redacción Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Prevé la puesta en marcha de sistemas de hojas electrónicas de reclamaciones.
Por la protección de los consumidores
La Junta de Gobierno aprueba inicialmente el proyecto de la normativa para la protección de los consumidores, que consta de 60 artículos.

Una norma actualizada que defiende la seguridad y los legítimos intereses económicos y sociales de los consumidores, además de fomentar una política de consumo responsable por parte del Ayuntamiento de Madrid. Así es la nueva Ordenanza de Consumo, aprobada hoy de manera inicial por la Junta de Gobierno de la Ciudad de Madrid. Ahora se abre un periodo de un mes de información  pública y presentación de alegaciones, por lo que la aprobación definitiva de la Ordenanza tendrá lugar, previsiblemente, en el Pleno del próximo mes de marzo.

Consta de 60 artículos y ha tenido en cuenta las múltiples novedades normativas habidas con posterioridad a la aprobación de la Ordenanza Municipal de Protección de los Consumidores en 2003, tanto en el ámbito estatal como en el autonómico. En el primero destacan la promulgación en 2007 del texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias y la reciente transposición de la Directiva de Servicios. En la esfera de la Comunidad de Madrid, en 2010 se aprobó por decreto el nuevo Reglamento de la ley regional de protección de los consumidores.

Entre los principales objetivos de la nueva Ordenanza figuran la actualización normativa, la ponderación de la buena fe y equilibrio en las relaciones entre empresarios y consumidores, así como la apuesta municipal por el consumo responsable y el comercio justo.

Refuerzo del control municipal
Frente a la anterior regulación unitaria sobre seguridad alimentaria y consumo de la norma de 2003, la nueva se ajusta a la vigente realidad municipal. La experiencia acumulada por el Ayuntamiento en la inspección de los productos aconseja reforzar el control municipal de las condiciones generales de contratación de bienes y servicios por parte del consumidor. El propósito es evitar un desequilibro entre los derechos y obligaciones del consumidor frente al empresario.

Esta es la razón de que el principio de buena fe y equilibrio de las relaciones entre consumidores y empresarios sea un eje central de la nueva ordenanza, en la que se contempla la creación de la Comisión de cláusulas abusivas. Es un órgano consultivo para el estudio las condiciones generales de contratación utilizadas en los diversos sectores de consumo con mayor incidencia sobre los consumidores, como la vivienda, el comercio electrónico y la publicidad de telecomunicaciones. La Ciudad de Madrid promoverá la participación en este órgano de organizaciones de consumidores y empresariales.

Quedan también reguladas las funciones de información, divulgación y formación que el Ayuntamiento realiza para la adecuada protección de los derechos e intereses de los consumidores, ámbito en el que la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) del Ayuntamiento de Madrid desarrolla su labor.

Consumo responsable y justo
La nueva ordenanza incorpora al ordenamiento jurídico municipal ciertas prescripciones en relación al consumo responsable, en el que se integran las dimensiones social y medioambiental, y el comercio justo, como relación económica que busca una mayor equidad en el comercio internacional y un desarrollo sostenible. Se prevé también que el Ayuntamiento de Madrid fomente su contratación pública responsable a través, por ejemplo, del desarrollo de procesos de adquisición municipal centralizada con criterios éticos, sociales y medioambientales.

En el marco de las nuevas tecnologías, la norma contempla la creación del sistema de hojas electrónicas de reclamaciones que el Ayuntamiento de Madrid se compromete a habilitar como mecanismo complementario para la tramitación de las reclamaciones.

Además, a la labor municipal de control oficial se une el fomento de la autorregulación empresarial, actividad de la que son el mejor exponente los códigos de buenas prácticas, como medio para mejorar la confianza de consumidores y empresas y el buen funcionamiento del mercado interior.

 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic