inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 18 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
09/10/2015 - Redacción Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Presentan nuevas fórmulas para facilitar el acceso a la vivienda en Madrid
La Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS) quiere poner en marcha nuevos programas que den respuesta integral a los más desfavorecidos

Bajo un nuevo prisma y con la mirada puesta en los colectivos más desfavorecidos, la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS) quiere poner en marcha nuevos programas que den respuesta integral a esas necesidades. Dos buenos ejemplos son Carabanchel 21, una nueva promoción que destina 110 viviendas para afrontar de forma temporal las necesidades de tres colectivos: familias monoparentales en situación de especial vulnerabilidad social; refugiados sirios y víctimas de desahucio judicial. El otro, un proyecto intergeneracional, concebido en las colonias municipales de San Francisco Javier y Nuestra Señora de los Ángeles, donde puedan convivir mayores y jóvenes.

De los dos proyectos, que se presentarán al consejo de administración de la empresa el próximo martes, 13 de octubre, ha informado hoy Marta Higueras, delegada de Equidad, Derechos Sociales y Empleo. Ambos responden a la necesidad de alumbrar nuevas fórmulas para afrontar los retos que ha traído consigo la crisis económica y el consiguiente deterioro de los mercados de trabajo y vivienda.

Un espacio de intervención social integral

Carabanchel 21 es mucho más que un edificio. Es un espacio de intervención integral, desde una perspectiva inclusiva, confortable y solidaria. Alberga 110 viviendas que, de manera temporal, quieren dar respuesta a tres colectivos bien diferenciados: familias monoparentales en situación de especial vulnerabilidad social, con 40 viviendas reservadas; familias refugiadas de la guerra de Siria, con otras 40 viviendas, y otras 30 para las víctimas de desahucio judicial en la capital. El edificio se ubica en un barrio accesible, bien comunicado y dotado de recursos sociales y equipamientos. Las viviendas están adaptadas a personas con discapacidad o problemas de movilidad.

El proyecto refleja además los beneficios de la  coordinación interinstitucional. Desde el Área de Equidad, Derechos Sociales y Empleo se valorará el acceso y la derivación de las familias a este programa  y, junto con la EMVS, se llevará a cabo un seguimiento global del mismo. Además, un acuerdo con la Universidad Complutense permitirá el alojamiento de estudiantes del ámbito social y educativo para que colaboren en dicho seguimiento. También se contempla la firma de convenios con otras entidades especializadas  para hacer una intervención más individualizada en casos, por ejemplo, de refugiados o víctimas de violencia de género. Será desde el Centro de Atención a las Familias, ubicado en los bajos del edificio, donde todas las entidades colaboradoras puedan realizar su trabajo.

Tres colectivos de residentes, tres programas de intervención

La EMVS ha diseñado tres programas específicos para cada uno de los tres colectivos a los que Carabanchel 21, está destinado.

En el caso de las familias monoparentales, se trata de trabajar a medio plazo en la inclusión posterior en viviendas permanentes y la inserción sociolaboral de mujeres con hijos a su cargo y en situación de especial vulnerabilidad. Una descripción que incluye perfiles como víctimas de violencia de género que hayan superado las secuelas emocionales de la misma; mujeres empobrecidas por divorcios muy conflictivos; inmigrantes con hijos a su cargo y con dificultades de inserción sociolaboral; mujeres, también con descendientes a su cargo, sin red de apoyo social o familiar,  o aquellas otras que, también con la responsabilidad de la descendencia, se encuentren desempleadas o con trabajo precario y no tengan recursos que garanticen la cobertura de las necesidades en condiciones dignas. En este caso, la temporalidad de la estancia se ajustará a un curso académico para evitar generar inestabilidad durante la escolaridad de los menores.

Declarada “Ciudad de refugio”, Madrid articula medidas para acoger en los próximos meses a las familias que huyen de la guerra siria. En Carabanchel 21, se reservan 40 viviendas con equipamiento básico para que sirvan de alojamiento de primera acogida. La intervención de urgencia se realizará desde la propia Área de Equidad, Derechos Sociales y Empleo y se busca crear las condiciones para que estas familias cubran sus necesidades básicas.

El tercer programa responde a la necesidad inmediata de alojamiento que se derivan de los desalojos forzosos de primera vivienda. Con una duración temporal de cinco meses como máximo, durante su estancia se prevé trabajar con las familias para lograr su inclusión posterior en viviendas normalizadas.

Convivencia intergeneracional

Otro camino abierto en materia de vivienda: la convivencia intergeneracional entre mayores y jóvenes menores de 35 años para evitar el aislamiento social y la soledad de los mayores, y fomentar un aprendizaje de vida entre los de menor edad. Ubicado en Puente de Vallecas, consta de dos complejos, prácticamente anexos, en régimen de alquiler, con servicios comunes –gimnasio, biblioteca, sala de ordenadores, de juegos,...– y destinados uno con 165 viviendas a personas mayores y otro, con 160, a los jóvenes. 

De las 165 viviendas pensadas para los mayores, 45 son de dos dormitorios y están indicadas para dos o tres personas, mientras que las 120 restantes, más pequeñas, se destinan a una o dos residentes. Son una alternativa al ingreso residencial y están especialmente indicadas para personas mayores, con discapacidad física, psíquica, y/o escasos recursos. Estos pequeños apartamentos, de entre 55 y 60 metros cuadrados útiles, están libres de barreras arquitectónicas e incorporan domótica, la movilidad de puertas y manillas, calefacción, estacionamientos y trasteros.

El mobiliario es ergonómico, de fácil manejo y mantenimiento. Tienen suelos antideslizantes y baños adaptados, y un sistema de alarmas de emergencia conectado con la recepción del centro para activar los servicios de ayuda o de emergencia cuando se necesite.

El edificio destinado a los jóvenes con dificultades para acceder a una vivienda contempla compartir los espacios comunes con el de mayores, dada la cercanía, y facilitar así el contacto entre los inquilinos de diferentes edades, fortaleciendo sus relaciones sociales y el desarrollo positivo de los más jóvenes.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic