inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 17 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
16/10/2013 - Redacción Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   5 votos
Promueven la convivencia intergeneracional con siete universidades madrileñas
Las universidades Complutense, Autónoma, Politécnica, Rey Juan Carlos, Carlos III, Alcalá, Pontificia Comillas y el Ayuntamiento de Madrid apuestan por que los mayores compartan su vivienda y sus conocimientos y experiencias.

El principal objetivo del programa que hoy se ha firmado entre el Ayuntamiento de Madrid y siete universidades madrileñas favorecerá el establecimiento de convivencias entre jóvenes universitarios y mayores que viven solos en la Ciudad de Madrid. Las universidades Complutense, Autónoma, Politécnica, Rey Juan Carlos, Carlos III, Alcalá y Pontificia Comillas apuestan junto al Ayuntamiento por que los mayores compartan su vivienda, además de sus conocimientos, experiencias o emociones, en el seno de una relación de ayuda mutua. Para la gestión y seguimiento del Programa se cuenta con la colaboración y experiencia de la entidad Solidarios para el Desarrollo. El Área de Familia, Servicios Sociales y Participación Ciudadana calcula que se pueda alcanzar un total de 55 convivencias, según ha manifestado durante el acto la delegada Lola Navarro.

La convivencia solidaria entre mayores y jóvenes universitarios fomenta el aumento de la autoestima mutua y el intercambio intergeneracional, al permitir a los jóvenes enriquecerse de la experiencia de los mayores y a éstos, adaptarse a las nuevas realidades sociales y culturales.

Motivación y sensibilidad
 
Para llevar a cabo las convivencias, los participantes deberán cumplir una serie de requisitos. Las personas mayores deberán estar dispuestas a facilitar alojamiento gratuito a estudiantes universitarios. Además, deben tener una edad igual o superior a 65 años, vivir solas y contar con un estado psicofísico que les permita valerse por sí mismos. Es necesario que cuenten con la sensibilidad y motivación suficientes como para convivir con una persona joven, además de disponer de una vivienda en buenas condiciones de habitabilidad e higiene, con una habitación habilitada para el estudiante.
 
Además, deben estar dispuestos a adaptar sus hábitos y estilo de vida a la convivencia con una persona de menor edad, a entregar la llave del domicilio al estudiante, así como respetar sus horarios de clase, vacaciones y fines de semana, en los términos que se acuerden. No perturbar sus momentos de estudio e intimidad y cumplir los acuerdos que se establezcan libremente entre los convivientes son otras de las características a cumplir.
 
Disponibilidad y acompañamiento
 
Por su parte, los estudiantes deberán estar matriculados en una de las universidades adheridas al convenio, cursar estudios de grado o postgrado y estar dispuestos a prestar compañía a personas mayores que sufren soledad. Asimismo, deberán tener una edad comprendida entre los 20 y 36 años, disponer de la sensibilidad y motivación para convivir con una persona mayor, contar con disponibilidad de unas horas al día para hacer compañía a la persona y pernoctar en el domicilio.
 
También deberán estar dispuestos a adaptar sus hábitos y estilo de vida a la convivencia con una persona mayor y ofrecer ayudas o contraprestaciones de común acuerdo, como acompañamiento al médico, compras de alimentos o paseo, entre otras. Los estudiantes deberán hacerse cargo de su comida, limpieza de sus dependencias, mantener el orden y cumplir los acuerdos que se establezcan libremente entre los convivientes.
 
La difusiónde este programa se llevará a cabo en los campus de cada una de las universidades madrileñas que se han adherido al mismo y en los Centros de Servicios Sociales Municipales, además de otros centros para mayores del Ayuntamiento de Madrid. Gracias a estos acuerdos, mayores y jóvenes obtendrán grandes beneficios, desarrollando su capacidad solidaria para ayudar al otro.
 
Potenciar el conocimiento mutuo
 
El elevado número de personas mayores de 65 años con que cuenta la Ciudad de Madrid que viven solas puede verse beneficiado gracias al programa firmado hoy que permite mejorar la situación tanto de personas mayores como de estudiantes universitarios que se desplazan a otras ciudades para realizar sus estudios.
 
“Las instituciones no pueden quedar al margen de esta situación y han de desarrollar programas y actividades basadas en las relaciones intergeneracionales que favorezcan la consecución de una sociedad para todas las edades, mediante la eliminación de prejuicios y la potenciación del conocimiento mutuo”, ha manifestado la delegada Lola Navarro.

 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic