inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Miércoles, 13 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
23/05/2008 - Elisabet Martínez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
En imagen, se puede contemplar el aspecto, tras las obras, del nuevo intercambiador.
Abierto ya el concurso para la inspección de las obras del viejo intercambiador
Con un presupuesto de más de 16 millones de euros, está previsto que las obras de remodelación del antiguo intercambiador finalicen este año.


La ampliación del Intercambiador de Moncloa, que costó una media de 97 millones de euros, celebró su apertura ocho meses más tarde de lo previsto, pero lo hizo con la firme conciencia de que sería un valor añadido en la vida de muchos residentes. 

El intercambiador une 47 líneas interurbanas, 19 de EMT y las líneas 3 y 6 de metro. Tras sus primeros meses de vida, la nueva instalación ha acogido ya a más de 300.000 viajeros al día, según fuentes de la Consejería de Turismo e Infraestructuras. Es una cifra bastante elevada teniendo en cuenta que desde el pasado mes de marzo, la parte más antigua de las instalaciones están cerradas al público para su completa remodelación. 

El viejo intercambiador
A día de hoy, el Gobierno regional ya ha abierto el concurso para la inspección y las obras de construcción. Con las obras, la Comunidad pretende equiparar la antigua infraestructura en seguridad y en comodidad a las instalaciones que recientemente se han inaugurado.

Se va a realizar una reforma integral, para eso se trasladaron las cabeceras de los autobuses hasta el nuevo intercambiador que funciona ya a pleno rendimiento. Está previsto que las obras concluyan a finales de año y que se invierta una media de 16,5 millones de euros. Estos trabajos permitirán añadir 14 nuevas dársenas, a las 20 ya existentes. 

Totalmente accesibles
Ambas instalaciones, tanto la nueva como la vieja, aún por remodelar contarán con los requisitos de accesibilidad necesarios.  Ejemplo de ello será un sistema de braille para ciegos, así como  los caminos guiados o los asientos especiales y ascensores para personas con movilidad reducida.  

Por otra parte, las obras se llevarán a cabo teniendo en cuenta la luminosidad con la que se quiera dotar al intercambiador, ensalzando el concepto de lo estético. 

Desde el Gobierno regional se espera que las obras de mejora  generen un alto grado de satisfacción entre los usuarios, apostando por el transporte público.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic