inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 23 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
31/10/2007 - Marta González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
El Chillida expone obras de Arteterapia realizadas por drogodependientes

“Con este tipo de actividades hacemos que ellos recuperen su autoestima, se valoren, sepan que sirven para algo”, empieza comentando Teófilo Buendía, presidente de la Asociación La Koma Joven y profesor de Arte. Una asociación que desde el año 1988 ha apostado por facilitar ayuda para la rehabilitación y reiserción de personas drogodependientes y lo ha conseguido en la mayoría de los casos gracias a las clases de Arteterapia y de diversos talleres. “A través de la Arteterapia conseguimos que hagan las cosas tranquilamente. Normalmente suelen tener poca paciencia porque han vivido muy rápidamente. También intentamos que se encuentren consigo mismos y consigan una credibilidad social”, continúa explicando Teófilo. Por ello, desde el 17 hasta el 31 de octubre el Centro Cultural Eduardo Chillida albergó una exposición titulada Descubriendo los sentidos en la que se mostraban diversas piezas realizadas por estos alumnos en situación de drogodependencia. Una exposición que ha contado, además de con La Koma, con el apoyo de Obra Social Caja Madrid y el Instituto de Adicciones de Madrid  Salud. “Con esta exposición pretendíamos que ellos se sintieran protagonistas. Siempre han sido la parte más negra, más oscura de su familia. Son conscientes de que han castigado a su gente más cercana por la gran cantidad de veces que han tenido que mentirles para conseguir droga”, afirma el presidente de esta asociación. 

 
Coqueteando con la cultura
Según relata Teófilo con las clases de Arteterapia “se olvidan de su vida anterior y empiezan a coquetear con la cultura. Estos talleres son realmente una escuela de Bellas Artes. Lo que se transmite es que aquí no hay drogadictos sino artistas en potencia. Ellos mismos se quedan admirados con sus obras”. Cuando se le pregunta a Teófilo por alguna anécdota que haya vivido en sus clases lo tiene muy claro: “se trata de un sentir general. Cuando terminan sus obras no son capaces de quedarse con ellas, las regalan a sus familiares porque sienten la necesidad de pedir perdón a su entorno por todo el mal que les han podido hacer”. Una actitud de admirar que día a día y gracias a este tipo de iniciativas está consiguiendo sacar del agujero a mucha gente.  


 
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic