inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 17 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
29/02/2008 - Marta González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Denuncias que algunos de los comerciantes atacados han presentado ante la Policía.
Imagen de uno de los últimos robos.
Cinco robos en menos de dos semanas ponen en alerta a los comerciantes del distrito
En dos de los asaltos, ocurridos en Pico de Artilleros, los atracadores llevaban cuchillos con los que amenzaron a los dueños de los establecimientos.

Los comerciantes de algunas calles de Moratalaz están en alerta. En menos de dos semanas han sido atracados cinco comercios del distrito, dos de ellos en Pico de los Artilleros y los otros tres en la calle La Cañada. Los comerciantes del barrio aseguran que están bastante asustados sobre todo, por la forma de asaltar “antes podían venir con una pequeña navaja como mucho pero ahora vienen con cuchillos y te amenzan con rajarte”, cuentan.

Uno de los primeros robos más recientes fue en la entidad de Caja Madrid que se encuentra en el número 25 de la calle La Cañada. Según testigos, el robo se produjo el pasado día 15 a primera hora de la mañana. Desde la entidad no han querido dar más datos por temas de seguridad. Sobre las 11.00 horas el servicio estaba completamente reestablecido. Cuatro días después una tienda de reformas situada en la misma calle también fue atracada. En esta ocasión el establecimiento no se encontraba abierto ya que los hechos ocurrieron entre las tres y media y las cuatro de la madrugada. “Descerrajaron la cerradura y rompieron la puerta”, explica Ma-nuel, el dueño de la tienda. “se llevaron una televisión y algunas herramientas entre las que se encontraban unas tijeras de grandes dimensiones”.

Robos con violencia
Los robos más recientes se han producido en la calle Pico de los Artilleros. El primero fue el jueves 21 de febrero en el Bar Pizarro sobre las 23.45 de la noche. Según algunos testigos había siete personas en el bar más los dos camareros cuando tres individuos de entre 18 y 22 años, dos de ellos  de nacionalidad española y otro sudamericano, estaban merodeando por la zona tapándose los rostros. “De pronto y en apenas un minuto dos de ellos entraron quedandosé el tercero en la puerta. Saltaron la barra y fueron directamente a la caja mientras amenazaban con un cuchillo a los camareros. Cuando conguieron su botín se dieron rápidamente a la fuga”. Tres días después el Videoclub Gadovi también fue atracado. “Eran cerca de las ocho de la tarde cuando un hombre de entre 25 y 30 años y bien vestido entró en la tienda. Creía que era un cliente normal pero cuando se dirigió donde yo estaba para intentar entrar le paré con la mano y fue cuando él sacó el cuchillo. Cogió todo lo que había en la caja y se fue corriendo. Lo más curioso es que no llevaba guantes ni tampoco iba tapado. En ningún momento me acercó el cuchillo a la cara pero sí me amenazó diciéndome ¡callaté que te rajo!”. Aunque aparentemente no parece que los atracadores hayan sido los mismos en los dos comercios las víctimas coinciden en una cosa “son gente que ya habíamos visto antes, que me suenan de algo”. El último robo se produjo durante la madrugada del 27 de febrero en una tienda de chinos en la calle La Cañada. “Se colaron por un patio interior y con la ayuda de un gato forzaron la verja y entraron por la ventana del almacén”, aseguran los testigos.

Posible revancha
Ente los vecinos y los comerciantes de la zona corre el rumor de que  esta oleada de robos puede ser debida a una revancha ocasionada por la incautación, en la zona donde se encuentra el Canal de Isabel II, de un alijo de drogas y armas. Hechos que no están confirmados por la Policía. Lo que sí que es cierto es que entre los comerciantes existe cierta desconfianza y temor hacia determinada gente que entra en sus establecimientos. Algunos aseguran que creen haber notado que ya ha ido gente a “tantear” para, más tarde, cometer el crimen. “Los que vinieron a mi tienda fueron tres sudamericanos que no paraban de preguntarme por las cosas más caras que tenía”, asegura la encargada de un establecimiento. Los comerciantes piden más seguridad ante estos asaltos que cada vez son más continuos en un distrito que se encuentra entre los de menores índices de delincuencia. 

“El 50% de los robos en 2007 podían haberse evitado” 
Mientras, el pasado 15 de febrero, el jefe superior de la Policía de Madrid, Enrique Barón, manifestó que el 50% de los robos que se produjeron en la región en 2007 se hubieran evitado si se hubiese hecho caso a las recomendaciones de “cerrar bien las puertas y las ventanas de las viviendas”.   Por otro lado, Barón indicó que existe una sensación de “inseguridad subjetiva que no responde ni coincide con los datos objetivos” facilitados por la Delegación del Gobierno que revelan que la tasa de criminalidad, en la que se incluyen delitos y faltas por cada 1.000 habitantes en la región, descendió en esta legislatura en tres puntos de media. Declaraciones contra las que los comerciantes han mostrado su disconformidad.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic