inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 23 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
26/06/2008 - Marta González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Cuadro del teléfono abierto de par en par.
Graffiti en las paredes
Deteriorada mesa y sillas.
Estado de los garajes.
Vecinos en alquiler de una parcela en Carrantona se quejan de la “dejadez” de la empresa propietaria
Además de desperfectos en paredes o jardines, hace mes y medio unos vándalos entraron en los garajes y rompieron los espejos de más de 10 coches.

 

Paredes pintadas con graffiti, un patio que no tiene alcantarillado y que cuando llueve se inunda filtrando agua a los garajes, entradas de emergencia de las que ningún vecino posee llaves, mesas con sillas deterioradas, cuadros de telefonía abiertos, jardines abandonados... Este es el aspecto que presenta la parcela donde residen algo más de cien vecinos y que está situada en el número 36 de la calle Fuente Carrantona. Unos pisos que son de protección oficial y en los que todos sus habitantes están en régimen de alquiler. “Esta urbanización tan sólo tiene ocho años y está hecha una pena. Y eso no tendría que ser así porque, entre todos, pagamos unos 10.000 euros de Comunidad al mes, dinero suficiente para que se tenga un mantenimiento continuado”, explica una de las vecinas. “Para empezar, el patio no tiene ningún sistema de alcantarillado por lo que cuando llueve se convierte en una piscina. Pero eso no es lo peor sino que también se inunda el sistema eléctrico de las farolas y los registros de luz que hay en el suelo”. Los vecinos explican que ya han comunicado este problema varias veces a la empresa, “pero ellos nos dicen que la tierra puede drenar ese agua sin problemas”. Agua que los vecinos aseguran que se filtra hasta los garajes donde se crean grandes charcos que “hacen que los sumideros, por donde circulan las aguas fecales, revienten”. 

Sin ningún tipo de control
Otro de los problemas que denuncian es la inexistencia de llaves que abran la puerta de emergencias. “Han venido los Bomberos en dos ocasiones y han tenido que forzar las entradas, hecho que han denunciado; pero en la urbanización seguimos sin llaves de esta puerta”. Aseguran que la dejadez de la empresa es absoluta y que no existe ningún tipo de control. “Hace un mes y medio unos vándalos entraron en los garajes y rompieron los espejos de unos 12 coches. Además a uno de ellos le tiraron un extintor encima. Unos días antes también entraron a robar en los maleteros de los vehículos”. En esta ocasión, los residentes piden mayor vigilancia o que instalen cámaras. Todavía no han obtenido respuesta. Los jardines  no reciben ningún cuidado: “nadie los riega, las palmeras están secas y, encima, dejan baldosas o peldaños de escalera tirados por aquí cuando los cambian”. Vecinos aseguran que últimamente sí hay un hombre que se pasa para revisar los desperfectos de la parcela pero, “deberían haber arreglado las cosas poco a poco: les hubiera costado menos y ahora no tendríamos la urbanización como la tenemos”.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic