inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 20 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
03/01/2008 - Marta González Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Los vecinos piden la demolición de una guardería en Hacienda de Pavones por riesgo de derrumbe
En 2004 esta guardería fue traslada a la calle Mérida debido a la gran cantidad de grietas que tenía y ahora ha sido ocupada por diferentes familias.

Fue traslada el 15 de enero de 2004 a la calle Mérida nº 23  debido a que las instalaciones se encontraban en peligro de derrumbe. Ahora, casi cuatro años despúes, la antigua Escuela Pública Las Doradas, situada en la calle Hacienda de Pavones s/n, está siendo ocupada por varias familias de etnia gitana con el consiguiente peligro de que se les caiga el edificio encima. Por ello, residentes de la zona, apoyados por la Asociación de Vecinos Avance, piden a la Comunidad de Madrid que se proceda a su demolición “para evitar situaciones de riesgo y ocupaciones ilegales, lo antes posible”. Y así se lo hicieron saber en una carta remitida a la consejera de Educación de la Comunidad, Lucía Fígar, el pasado 18 de diciembre y al concejal del distrito, Fernando Martínez Vidal, “de la que todavía no hemos recibido respuesta”. Fuentes de la Junta aseguran que “ellos no tienen competencias para actuar ahí” pero que sí han mandado varios requerimientos al director general de Infraestructuras, José Luis Moreno Torres, “pero hasta la fecha no sabemos nada”.

Un problema añadido
Los vecinos de la zona aseguran que en esta antigua guardería “está viviendo gente. Si te asomas por las verjas de los jardines que rodean el edificio se ven tendederos con ropa colgada, sillas, basura, etc”. Según ellos son personas de etnia gitana, en su mayoría, que están ocasionando algunos problemas en la zona. “No cumplen las normas básicas de convivencia. Los niños están sin escolarizar, hay ruidos nocturnos...”. Además, afirman que hace escasos días “tuvieron que venir los bomberos porque los habitantes habían provocado, de manera accidental, un pequeño incendio”.

Por otra parte, a pocos metros de esta vieja guardería, en las inmediaciones del colegio público de Educación Primaria Pío Baroja, una vieja caseta, que pertenecía al conserje del centro escolar, también estaba ocupada hasta hace unos meses. Los padres de los alumnos que acuden a este colegio lo denunciaron ya que algunos de sus hijos aseguraban que estos okupas “se paseaban por la zona semidesnudos y que había jeringuillas por la zona”.

Los vecinos piden al organismo competente que desaloje la guardería de forma inmediata ya que existe riesgo evidente de derrumbe, poniendo en peligro a estas familias ante la posibilidad de que cualquier día se les pueda caer el edificio encima.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic