inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Jueves, 22 de febrero de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
30/04/2009 - Sara Morales Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
JOY DIVISION: Madrid abraza tímido al gran poeta del rock

En blanco y negro, como no podía ser de otra manera. Así es la película que retrata la vida de Ian Curtis, el alma de Manchester, el eterno insatisfecho, uno de los grandes poetas del rock. Anton Corbijn, fotógrafo profesional de grupos como U2, Metallica o Depeche Mode, y director de este film, recuerda en él, los años en que con su cámara retrataba a uno de los grupos emergentes más gris de la ciudad inglesa, Joy Division.

Corrían los años 70-80 y se respiraba en el aire cierto halo de tristeza y desidia. Era la Inglaterra de Thatcher, y los jóvenes explotaban por su cuenta a ritmo de punk. Es precisamente esa frialdad de ciudad de fábrica, de mentes perturbadas y solitarias, con la música como única luz, la que ha inspirado a Corbijn para presentar ante la humanidad a Ian Curtis, ese joven desgarbado de turbia belleza. Con su música, y sobre todo con sus letras, Ian ascendió inconscientemente al estatus de mito del rock para la posteridad. Pero eso le llegó mucho después de que él mismo pudiera saborear su propio éxito.

Antes de comenzar la gira que llevaría a Joy Division al triunfo en EE.UU., el joven Ian se ahorcaba con una cuerda en la cocina de su casa, mientras escuchaba  en su tocadiscos The idiot, mítico disco de Iggy Pop, uno de sus ídolos.

Para entonces, ya era padre de una niña de un año, y su viuda Deborah quedaba sola y abandonada por el que sería su gran amor. La existencia de Ian sobre la tierra fue breve, se fue con 23 años, pero su legado sigue creciendo, todavía hoy, en todos los rincones del mundo. Su estilo sigue imitándose y, sin duda, fue el precursor del post-punk y la cold wave, sonidos imprescindibles en la música de hoy. 

A España ha llegado este biopic (largometraje que retrata la vida de un grupo de música), con casi dos años de retraso, y de manera muy sutil, como era él. Solamente tres cines de la capital proyectan su vida, pero seguramente, desde donde esté, lo prefiera así. No todo el mundo consiguió entender su manera de vivir. Él eligió pasar de puntillas por el mundo, pero lo que no sabía era que dejaría  una huella imborrable en la historia del rock.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic