inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 20 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
14/11/2013 - Víctor Vázquez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos   7 votos
Ladies and gents! Aurora García!
Crónica del concierto de Aurora García y el Brian Charette organ trio en el Café Jazz Populart (Calle Huertas 22).

La noche promete. En la mesa de al lado se sienta una belleza rara, como de musa prerrafaelita pasada por un filtro afrancesado. Dulce pero con carácter. De nariz grande. Eso me encanta, aunque le añada un perfil de dracma afilado.

Bullen los preparativos y el ruido de copas cuando aparece Aurora, de rubia con nuca de pájaro, acompañada de uno de los saxofonistas de su sexteto. Casi me coge en plan proselitismo contándole a mi amigo Faisal lo apabullante del asunto, vamos, de ella como cantante. Por suerte evito la vergüenza de que me oiga cuando se apoya en la barra a la altura de mi mesa. Cuestión de segundos.

Faisal está trabajando en Brasil y recordamos la última vez que estuvimos en el Populart viendo a Ñaco Goñi, aplicándose como el fino armonicista que es, y a Steve Zee dándole a lo Johnny Winter con inyectables de guitarra de alto octanaje. Estábamos aquel día, también, con el pianista Amets Jauregui, al que aprovecho para amenazar con cortarle las manos como no se ponga a grabar en breve. Ruido de cuchillos...

22:15. Comienza el concierto a golpe de órgano con increscendo forzado a galope de batería. Dos temas de relojería jazzera y sube Aurora a la esquinada tarima. La fuerte luz de espaldas la matiza con una sombra de gárgola espléndida. Aurora es pura expresión, actriz en el sentido que le daba la Callas, llena de contención y disparos vocales, de vibratos y modulación volcánica, fuerza y suavidad, puro equilibrio y sorpresa. Es tan emocional que convierte en oro antiguo cualquier tema que pase por el calambre de su garganta de cuerpo entero.

Si con el grupo Freedonia –grabado en los voluntariamente añejos estudios Funkameba, de los Sweet Vandals- cantó piezas maestras como I wont play your game no more, What did I do wrong o Heaven bells; con su sexteto abrió nuevas vetas en el Café Central hace unas semanas y lo ha redondeado esta semana acompañada de un trío redondo (Brain Charette al órgano, Telmo Fernández a la guitarra y Noah Shaye a la batería).

Continúa la sesión con un homenaje a Etta James, grande de la Chess, y un intermedio para consumir. Yo sigo fiel al gintonic con naranja de pulpa roja mientras la prerrafaelita se marcha y Aurora le mete al tabaco de liar en la puerta después de abrigarse el cuello.

Vuelve a ocuparse la mesa de al lado: una morenaza de ojos negros y con un aire a la Winehouse. A ésta le veo un punto iraní, lo siento, pero podía ser peor e imaginármelas desnudas como Bukowski. Le acompaña un maromo con la misma mirada que la oveja Dolly. Se fueron antes de que terminara el concierto, con lo que confirmo que tiene el novio que se merece.

Comienza el segundo pase, instrumental, con pólvora en la mano de derecha de Charette y Shaye haciendo una única concesión al ritmo con un solo de batería seco, despojado  y seguro. Telmo, a la guitarra, ha sido el trenzado perfecto entre el colchón del órgano y el baqueteo clavado, armonizando con esos acordes chiquitos llenos de sutileza que siempre dice Oscar Linares, un guardián del blues antiguo.

Sube de nuevo Aurora, que consigue emocionar en cada tema y hacerme fiel a su causa. Sin duda. Conciertos así me reconcilian con la música, aunque también me incitan a vender las guitarras en Ebay. Ángel y demonio.

Posdata. Último día de la semana y reaparece Aurora con su sexteto en el Bogui de la calle Barquillo. Hora rara en día raro: domingo a las 20:30. Contrabajo (Francisco López), piano (David Schulthess) y batería (Noah Shaye) en lo que supone un trío de jazz clásico con el añadido de dos saxos que bordan sus coros: Martín García al tenor con un estilazo, realmente lírico; y David Carrasco, al barítono y alto, más explosivo y energético.

Cómo me gustaría, ya de pedir, que se ampliara la sección de metales con un trompeta reventando en SOL cuando Aurora se arrancara por potencias, y un trombón haciendo glissando cuando le diera por juguetear con la voz en los tiempos lentos con esa modulaciones nasales y sexis que tiene. Por pedir que no quede.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic