inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Domingo, 21 de enero de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
05/10/2010 - Pablo Sagastibelza Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   6 votos
Ver además...
Los pobres también celebran a D. Quijote
Navarra
Sugerencias para el verano
Continental Airlines. Nunca mais
La crispación no es de sentido común
Una nueva era
El sentido de la Navidad
Gaspi y la Catedral de Córdoba
Alcorcón en llamas
Semana Santa en Madrid
Periodo electoral: una tortura que no cesa
Malasaña en llamas
¿Dueños de la vida y de la muerte?
Las hienas y los hombres
Un país de ricos
La muerte
Yo soy sietemesino
Heridas abiertas
Cerrar el periódico, apagar la televisión
Una radiografía
Milongas mediáticas
La lupa de los medios
El Aguafiestas
Balance olímpico más bien negativo
Discursos cerrados
Ruptura UPN-PP
Navidades, a pesar de todo
Lo que nos espera
El ‘Pulgarcito’ de América en observación
La caza en el S.XXI
El Gran Circo ZP
Adversus Javier Marías
Cavernícolas en democracia
El avispero centroamericano
Alarmismo inmoderado
Las góticas
Lo más evidente
La cumbre de Copenhague
Discursos vacíos
Dolor de amistad
¿Dónde están los sindicatos?
Desastre y mentira socialista
¿Cooperantes insolidarios?
Igualdad sólo cuando interesa
Por salud hablemos de otra cosa
¿Vecinos con problemas?
Un año más...
Contrastes del siglo XXI
La Responsabilidad Social Empresarial, ¿maquillaje o realidad?
Elegancia en vertical
Comenzar por bajar la colina
Anna Karénina: el realismo del amor
Pablo Sagastibelza

Ya se sabe que el verano es uno de los mejores momentos para entregarse a la lectura de buenos libros, ésos que conmueven el espíritu y provocan hondas reflexiones en el alma. No es la primera vez que uno de esos textos clásicos es fuente de inspiración para esta columna, es la ‘pizca de sal’ que necesitan algunos alimentos para adquirir todo su sabor: de la buena literatura se puede -y se debe tantas veces- aprender y disfrutar.

Anna Karénina es uno de esos libros. Cuando se tiene entre las manos aún sin abrir la apariencia impone: casi mil páginas en las que navegar, una travesía larga, desconocida, a la que uno se enfrenta sin la certeza del final. Al poco, los capítulos pasan rápido, dejando una sensación agridulce en la que se mezcla la sensación de querer navegar más rápido, con la del deseo de parar, de releer, de anotar para reflexionar. En él aparecen personajes que encarnan los modos en los que el amor se vive entre amigos, familiares, amantes y esposos. La prosa de León Tolstói desgrana los sentimientos del corazón de modo magistral; cada mente, cada corazón queda al descubierto como cuando se descorre un velo que cubre lo más íntimo del hombre. Y lo hace con suavidad, con respeto, entendiendo lo que ocurre en cada personaje, sin imponer su propia interioridad, sino dejando que cada hombre y cada mujer vivan realmente en las páginas del libro. Es la descripción soberana del realismo del amor en la vida humana.

Junto a esto, el autor consigue con un arte literario descomunal que los protagonistas no parezcan sacados de un laboratorio. Son personas de carne y hueso, en las que cada uno de nosotros se identifica de diversas maneras, como son diversos los brillos que reflejan la luz del sol en un cristal de muchas caras. Cada uno de ellos encaja en una realidad social, política, cultural, histórica, religiosa que le hace tomar vida, tener sentido en lo que dice y en lo que hace.

Anna Karénina, Stepán Arkádievich Oblonsky, Darya Aleksándrovna, Kitty, el Conde Vronsky, Alekséi Aleksándrovich Karenin, Lyovin… cada uno de estos nombres evoca mundos de pasión, de lucha; son buscadores de la felicidad a través del amor -o la hipocresía-, es decir, hombres y mujeres que saben que sólo por este camino se puede llegar al final soñado, y que además se trata de un camino arduo, repleto de dificultades. Quien no sepa entrar en esa senda, y caminar por ella con empeño, jamás podrá entenderse, y nunca podrá entender a quien le rodea.

psagastibelza@gmail.com
 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic