inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Miércoles, 22 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
02/12/2008 - Víctor Vázquez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Ver además...
Callejeando Madrid
Rocío y la casquería mediática
El Madrid terrible
Relecturas
Fidel Castro
Un mercado navideño en El Retiro, decidido en el Pleno
Muerte en la valla
Al matadero
La extraña pareja
Navidad irrecuperable
Sadam Hussein
Rostropovich y la interpretación
De antros: despedidas y reencuentros
La ópera: “centenariazo”
Jazzeando por Madrid
Bajo máscaras
Lecturas caribeñas
En el Copacabana con Gerardo Porto
Políticos de caza y pesca
Políticas de la imagen
La Duquesa Roja
Sudoku ministerial
Rehab
Nada es lo que parece
Madrid, rue de Varenne 77
Arde Madrid en paganías
Lenguas y endogamias
Desconcertante Winehouse
Demócratas y..., demócratas
Ingeniería de espejos
Zetapé, el fontanero
De Vinila a Adonis, poetas
Gu(lag)tánamo
Los 50´s de Betty Page
No me llames crisis, llámame Lola
Pasarela política fashion week
Francis Bacon en el Prado
Una de piratas
Alejandro Sawa
Coherencia, por favor
De muros y alambradas
Los caminos de Santiago
Bucaneros y poetas
AC-DC
El vaso que no se colma...
Justicia con caducidad: terrorista libre
ZP en Rodiezno
Tránsfugas, ética a muletas
La historia en bucle
Obama, Nobel de la ¿ilusión?
Alakrana
¿Piratería o mercado libre?
La crispación como instrumento
Así va el mundo...
Víctor Vázquez

Medvedev recibe a Obama desplegando cartón piedra y cohetes anhelantes de poderes antiguos y enfrentamientos tras fríos telones. Raúl Castro recibe en la isla al dirigente chino cantándole una espantosa cancioncilla en su idioma sin posibilidad de nominar y expulsarlo, tampoco por esto, en votación popular. Garzón, el mesiánico, ha intentado abrir fosas para quitarse traumas por no haber llegado a ser ministro de Interior, confirmándonos a los despistados que Franco ha muerto seguro. Sarkozy quiere ser un napoleoncito, pero la que realmente ha conquistado tierras peligrosas, con Clapton y Jagger, es ‘la Bruni’. Las viejas locas quieren seguir siendo Marlene Dietrich, y a Peñafiel, en su fondo más retorcido, le hubiera gustado ser Princesa de Asturias.

La política no es democracia, ni siquiera partidocracia. La oposición sin examen a yernísimo de clase A sigue de moda, pero con el matiz de no querer ya ni esconderlo. Como escribe Ginés Liébana: “Los anarkas reciben tres sueldos si son listos. La trasgresión ya no es…”. De Juana Chaos pide ayudas sociales alegando ser un Carpanta, pero paga fianzas en cash mientras toma pintas de intolerancia y alguna de Guinness. A Cherokee lo detienen pelado y es que esto ya no es lo que era y ahora los indios se quitan la propia cabellera para disimularse en reservas pirenaicas para esquiadores. En las discotecas te matan los gorilas tarados que no quieren ni las empresas de seguridad, llenas a su vez de aspirantes amargados a policía por no ser capaces de sacarse las pruebas de ceja hacia arriba.

Fidalgo, desde Comisiones Obreras, dice que los liberados sindicales triplican la jornada que tenían en su empresa; en fin, que sí, que hay un gallego en la luna… Los sindicatos son una figura clave de una sociedad que se diga democrática, pero con ellos se cumple la Ley de Pareto: un diez por ciento bueno que consigue el noventa y el resto con un barniz de impresentable que coloca. Qué difícil es encontrar un buen sindicalista, casi más que un buen político.

Pilar Urbano da campanadas con un libro sobre la Reina y su canastilla de chucherías, como las ha definido Raúl del Pozo. El libro tiene cierto olor raro y lo que es evidente es que a alguien en Zarzuela le han metido un gol por toda la escuadra. Se habla del aborto, del matrimonio gay; pero, ay, no del divorcio, pues la respuesta de la Reina, tras regalar la Infanta el traje de marichalares a la beneficencia, no iría en el sentido de los postulados del Opus y su tan cercana periodista. ¿No era esta señora la que, como Enrique Iglesias, tenía experiencias religiosas que ya querría para sí Santa Teresa de Jesús sin tirar del pan de centeno?

El G-20, que hace unos meses era definido por Zetapé y Solbes por su inutilidad, resulta que ahora es historia viva a la que había que asistir por narices pues pondría las bases del nuevo capitalismo a diez minutos por cabeza: tremendos iluminados; vamos, la misma mierda retocada con agua de colonia para que a la gente no le entre de nuevo el pánico y piense que ya se están aplicando medidas, que no soluciones, y no perjudiquen más la cosa con los nervios agarrados a la entrepierna.

http://barboletta.blogspot.es

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic