inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 15 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
30/11/2007 - Víctor Vázquez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   5 votos
Ver además...
Callejeando Madrid
Rocío y la casquería mediática
El Madrid terrible
Relecturas
Fidel Castro
Un mercado navideño en El Retiro, decidido en el Pleno
Muerte en la valla
Al matadero
La extraña pareja
Navidad irrecuperable
Sadam Hussein
Rostropovich y la interpretación
De antros: despedidas y reencuentros
La ópera: “centenariazo”
Jazzeando por Madrid
Lecturas caribeñas
En el Copacabana con Gerardo Porto
Políticos de caza y pesca
Políticas de la imagen
La Duquesa Roja
Sudoku ministerial
Rehab
Nada es lo que parece
Madrid, rue de Varenne 77
Arde Madrid en paganías
Lenguas y endogamias
Desconcertante Winehouse
Demócratas y..., demócratas
Ingeniería de espejos
Zetapé, el fontanero
De Vinila a Adonis, poetas
Así va el mundo...
Gu(lag)tánamo
Los 50´s de Betty Page
No me llames crisis, llámame Lola
Pasarela política fashion week
Francis Bacon en el Prado
Una de piratas
Alejandro Sawa
Coherencia, por favor
De muros y alambradas
Los caminos de Santiago
Bucaneros y poetas
AC-DC
El vaso que no se colma...
Justicia con caducidad: terrorista libre
ZP en Rodiezno
Tránsfugas, ética a muletas
La historia en bucle
Obama, Nobel de la ¿ilusión?
Alakrana
¿Piratería o mercado libre?
La crispación como instrumento
Bajo máscaras
Víctor Vázquez

Escribe Erasmo, bajo máscaras, en la tercera de El Mundo. Columna telegrama y estilete afilado para los iniciados en trastiendas y para los curiosos que miran detrás de los espejos como una Alicia inversa. Bendito Erasmo y sus secuelas actuales del Elogio de la Locura, del renacentista santo pagano de Rotterdam. Yurodovi: el loco que dice la verdad, y al que una "secuela de lerdos totalitarios", según cuenta, pretende arrebatar su careta curtida en mil venecias y ponerle "mordaza" bondage con pelota de goma en la boca y culo en pompa. Transcribo: "El Régimen utiliza a un conseguidor que aconseja a los media sobre comentaristas y columnistas desafectos". La clave es la palabra "conseguidor", apodo con el que se conoce por los pasillos de la fontanería política al Ministro de Cultura, César Antonio Molina; claro que el nombre ha gustado y se asocia también a otro gallego y a alguno/a más: los conseguidores de Zetapé.

Aunque sea poca imaginativa no me sale otra palabra que cabrón para el que está haciendo lo anteriormente comentado. Pondría, con todos los riesgos que eso conlleva, la mano en el fuego por la inocencia de Molina, a pesar de la mirada incendiaria que se le escapa de vez en cuando y de la mala fama de los poetas por ser seres humanos terribles -terriblemente retorcidos-.

A todo esto, lo de las máscaras se está poniendo de moda -siempre lo ha estado- y los políticos catalanes se han escondido bajo la capa de la literatura para el circo de Frankfurt. Zetapé lo ha hecho bajo la del Rey en el día la Hispanidad: al estar juntos la mitad se cortó a la hora del abucheo y de la otra mitad Pepe Blanco siempre puede decir que era pitada compartida. Presidente poliédrico el nuestro con más capas que Harry Potter; sólo le falta la de la invisibilidad, pues aprovecha hasta la de la recusación para romper tablas en el Tribunal Constitucional. ¿Separación de Poderes?

Terrible la mascarada de los Nobel dando el de la Paz a Al Gore. Vergonzoso. Sólo lo podrían superar dándoselo a Bono (U2), que ya caerá esa breva. ¿Cómo se lo pueden conceder después de ser vicepresidente de un país con pena de muerte sin luchar por su abolición? ¿Cómo se lo pueden dar después de que, siendo vicepresidente, su país se negara a firmar Kioto? ¿Cómo se lo pueden dar después de que el visionado de su oscarizado pastiche lo tienen que ver en las escuelas con alguien corrigiendo sus graves errores? Pero no todo van a ser maldades: exposición de culos sin cara ni máscara en la Fundación Canal. Dios existe seguro. Culocracia. Un culo es el epicentro mientras escucho a Björk: faldas tubo, corsés. ¡Mein gott! Y exposición del Ché en el Círculo de Bellas Artes: el mascarón del mito se ha comido al hombre y el marketing a todos nosotros.

Posdata: Agradecería información al respecto de quién es el elemento político en cuestión que lucha por la unidad de criterio -el suyo-; no vaya a ser que tenga que empezar, por demasiado confiado, a utilizar la técnica del "contra mí mismo" de Umbral y fustigar a los que en pasado he defendido.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic