inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Miércoles, 18 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
31/01/2008 - Víctor Córcoba Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Ver además...
La aureola de doña maldad
Los zarandeos a la joven democracia española
La hoja de ruta de los pobres
Sembrar el terror
Siguen los charlatanes de plazuela
Heridas de muerte
El español como activo cultural
Qué no daría yo...
La maldición laboral de no poder moverse
¿Valoramos la ayuda de los inmigrantes?
Los calentones
El negocio de la droga
Cuando se pierden los papeles
¿Nos quedamos en la película del maltrato?
Bajo esta oscuridad mental
El fraude
El Desplome
La educación por los suelos
Cada uno en su faena
En ruta
Avivar la palabra consenso
La españoleada crisis
Los desplazados en tierra de nadie
El tembleque del mundo
Los Bosques de Álamos
Se precisan dirigentes expertos en Humanidad
Poderes sin límites
Cuando se pierden las formas
Desde los acordes de la vida
Que gobierne el alma del genio
Hay que llamar a la paz, nunca a la guerra
Me sumo a la fiesta del Novruz
Que fluya la emoción
Dilapidar
Hacia el compromiso ciudadano
El molde humano
¿Hacía una Reforma Federal del Estado Autonómico Español?
Cada número con su persona
Víctor Córcoba

De pronto, todo suena en plural y a pluralidad. Está bien visto además, cultivarlo. Ahora habrá que darle el uso debido. O sea, el justo y necesario. Se habla de pluralidad en los partidos políticos, de pluralidad de confesiones religiosas, de pluralidad de culturas. Sin embargo, miren por dónde, hay quien dice que la libertad es singular, aunque después se añada, siempre que exista antes la libertad plural. Lo mismo pasa con la justicia, ha de ser efectiva en el derecho que tienen todas las personas (en plural). Bien. Pero cuidado con las pluralidades que se contradicen y no caminan en la misma dirección moral. En el caso de las políticas, han de hacerlo hacia el bien común y hacia la unidad en cuestiones de Estado -lo recordaba hace unos días el Rey-. De igual modo, la fe en Cristo corre el riesgo de descafeinarse cuando las numerosas iglesias o movimientos eclesiales se contrarían. Si todas son iglesias a su propia manera, por mucha pluralidad que evoquen, quizás todo se quede en un conjunto de porfías, en vez de ofrecer orientaciones claras. Son tan sólo unos ejemplos de un mal entendido pluralismo, como aquel pensador endiosado que alardeaba de su plural conocimiento y, por ello, se creía siempre con derecho a la verdad.

Hay cuestiones que son para cultivarlas en singular con la singularidad debida. Ser persona. Nadie puede serlo por otro. El concepto de persona sigue contribuyendo a una profunda comprensión del carácter único (singular) y de la dimensión social de todo ser humano (plural). Estoy convencido de que respetando a la persona como tal se promueve la armonía, y que construyendo lo armónico se ponen las bases para un auténtico humanismo integral, uno y único, estético y ético. Así es como se prepara un futuro plural, donde puedan convivir todas las pluralidades, para las nuevas generaciones. El deber de respetar la dignidad de cada ser humano, comporta como consecuencia que no se puede disponer libremente de la persona, por muchas pluralidades de ordeno y mando que la sociedad plural nos haya extendido y avalado.

La pluralidad social puede ver con buenos ojos, e incluso legislar al respecto para toda la ciudadanía, el aborto, la experimentación sobre los embriones o la eutanasia, cuando es un patrimonio de valores que no es disponible en plural. El bien es uno (singular) y la verdad no se contradice a sí misma. Yo, desde luego, siempre temeré a esos altaneros pluralistas de la religión o de la política, puesto que suelen actuar partiendo del sentimiento de superioridad. Primero hay que servir a la unidad; si es conservando y desarrollando esa pluralidad, mejor que mejor. Pero que nadie se suba al pedestal de lo plural sin respetar la singularidad del ser humano. Es cierto que la sociedad está haciéndose cada vez más pluralista (más de todos) desde el punto de vista cultural y religioso, pero que tampoco lo sea de nadie. Porque cuando es de alguien, corre el peligro de corromperse por puro egoísmo humano. Lo plural es un hecho. Ahora la gente debe aprender semántica, lo mejor es escuchar la conciencia, para que la confusión no nos vuelva intolerantes. La cuerda de la unidad en la pluralidad y de la pluralidad en la unidad no debe romperse. Aplicar y aplicarse la ley natural, antes que la ley humana, por ser el único baluarte válido contra la arbitrariedad del poder o los engaños de la manipulación ideológica, es la verdadera garantía ofrecida a cada uno (persona singular) para poder vivir libre y respetado en su dignidad. La historia misma nos dice que no siempre la pluralidad tiene razón. Antes, cada número con su persona y, después, cada persona con cada uno. Y uno a uno (singular), en unidad con la familia humana (en plural).

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic