inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Jueves, 19 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
31/01/2008 - Víctor Vázquez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   5 votos
Ver además...
Callejeando Madrid
Rocío y la casquería mediática
El Madrid terrible
Relecturas
Fidel Castro
Un mercado navideño en El Retiro, decidido en el Pleno
Muerte en la valla
Al matadero
La extraña pareja
Navidad irrecuperable
Sadam Hussein
Rostropovich y la interpretación
De antros: despedidas y reencuentros
La ópera: “centenariazo”
Jazzeando por Madrid
Bajo máscaras
Lecturas caribeñas
Políticos de caza y pesca
Políticas de la imagen
La Duquesa Roja
Sudoku ministerial
Rehab
Nada es lo que parece
Madrid, rue de Varenne 77
Arde Madrid en paganías
Lenguas y endogamias
Desconcertante Winehouse
Demócratas y..., demócratas
Ingeniería de espejos
Zetapé, el fontanero
De Vinila a Adonis, poetas
Así va el mundo...
Gu(lag)tánamo
Los 50´s de Betty Page
No me llames crisis, llámame Lola
Pasarela política fashion week
Francis Bacon en el Prado
Una de piratas
Alejandro Sawa
Coherencia, por favor
De muros y alambradas
Los caminos de Santiago
Bucaneros y poetas
AC-DC
El vaso que no se colma...
Justicia con caducidad: terrorista libre
ZP en Rodiezno
Tránsfugas, ética a muletas
La historia en bucle
Obama, Nobel de la ¿ilusión?
Alakrana
¿Piratería o mercado libre?
La crispación como instrumento
En el Copacabana con Gerardo Porto
Víctor Vázquez

Café y vinos con Gerardo en el Copacabana. Hablamos de los gallegos perdidos por Madrid: Miguel, nieto de Valle Inclán, raro y barbado como el abuelo, que hace años andaba por el Gijón como un fantasma y ahora está en el Reina Sofía. Laxeiro, que tenía mesa en el café, aunque era más fácil encontrar a la mujer. César Antonio  Molina, revolucionando el Ministerio de Cultura. Cela, que le presentó su primera exposición en Madrid en los lejanos cuarenta, y del que rememoró entre risas una discusión de horas, pues presumían los dos de conocer las peores pensiones de España. El premio se lo llevó una de Vecilla -no diremos cuál de las Vecillas para que no se cabree ningún vecino- y la discusión se zanjó con lo que el Nobel consideró un golpe bajo, pues Gerardo amenazó con dar a la imprenta una obrita de dudosa calidad que Camilo había escrito de coña, haciendo una edición limitada para los amigos. Su título: Santa Genoveva 37, gas en cada piso.

Traigo un dibujo de Liébana con la dedicatoria "A Gerardo Porto, víctima, como yo, de la dictadura del arte abstracto". Escena bíblica para llevar la contra no sólo a lo abstracto actual, sino a la lerda progresía que critica la escena religiosa sin darse cuenta de que es siempre alta estética, independientemente de creencias. Aparece la mujer de Gerardo, Elisabeth Le Blanche, poeta con ojos de esmeralda que me firma su libro: Y en silencio me expresaré, poemario que combina el castellano con el holandés en otra edición limitadísima de la que pude conseguir el número tres.

Hablamos de Manzano, marchante coruñés de antiguo, pirata y listo, que se dedicaba a la pintura y a los lavabos, aprovechándose de los pocos duros del gremio de pintores en la época para comprar obra por lotes en plan cacique paternalista.

Con Gerardo, un tema que sale siempre es la querida Venecia: nuestra Galicia adriática. Le cuento mis noches al raso en San Michele, y él cómo consiguió que le pusieran zumo de naranja natural en vez de veneno en polvo en un hotelito de Mestre. ¡Ya parecemos Cela! Ha conseguido, a través de Mayor Zaragoza y la UNESCO, la posibilidad de alojarse en un monasterio de monjas en pleno centro de la ciudad a precio de antes de la guerra. Me pasa el contacto y lo guardo como un tesoro. Es hora de dejar de ser un vagabundo por los canales. Continuamos por Siena, Roma y la reformada fachada de la embajada española a petición de Paco Vázquez con dineros del patrón de Zara. París y la época que estuvo en el estudio de Matisse, cuando valía tres francos y medio subir a la Torre Eiffel. Al hilo, volvemos al cachondeo cuando recuerda su época de guía con aquella excursión a la capital francesa desde Coruña con un autobús a medias entre argentinos y uruguayos que ya se le revolucionaron en Vegadeo; claro que la vuelta no fue mejor cuando en frontera los pillaron cargados de plumas exóticas compradas de estraperlo y que tan de moda estaban para los tocados nupciales.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic