inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 20 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
27/01/2011 - Víctor Córcoba Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Ver además...
La aureola de doña maldad
Los zarandeos a la joven democracia española
La hoja de ruta de los pobres
Sembrar el terror
Siguen los charlatanes de plazuela
Heridas de muerte
El español como activo cultural
Qué no daría yo...
La maldición laboral de no poder moverse
¿Valoramos la ayuda de los inmigrantes?
Los calentones
El negocio de la droga
Cuando se pierden los papeles
¿Nos quedamos en la película del maltrato?
Bajo esta oscuridad mental
Cada número con su persona
El fraude
El Desplome
La educación por los suelos
Cada uno en su faena
En ruta
Avivar la palabra consenso
La españoleada crisis
Los desplazados en tierra de nadie
El tembleque del mundo
Los Bosques de Álamos
Se precisan dirigentes expertos en Humanidad
Poderes sin límites
Desde los acordes de la vida
Que gobierne el alma del genio
Hay que llamar a la paz, nunca a la guerra
Me sumo a la fiesta del Novruz
Que fluya la emoción
Dilapidar
Hacia el compromiso ciudadano
El molde humano
¿Hacía una Reforma Federal del Estado Autonómico Español?
Cuando se pierden las formas
Víctor Córcoba

Cuando se pierden las formas de lo racional, se confunde el uso con el abuso de las cosas y, así, por mucho desarrollo que nos inventemos, éste no avanzará responsablemente. Ya me dirán cómo podemos alimentar a una población que aumenta cada año, mientras los precios mundiales de los alimentos se disparan o cómo podemos mejorar la salud de los humanos si los agentes contaminantes, lejos de cesar en su atroz guerra, se incrementan por la irresponsabilidad de la especie. Debiéramos crecer y aprender de lo vivido, puesto que no hay otro responsable de lo que sucede en el planeta que el propio ser humano.

Las mujeres y los niños del mundo necesitan más que ofrecimientos, realidades de cambio. También los hombres deben requerir cambiar la historia de ser un lobo para él mismo. Cuando la lucha del ser humano comience dentro de sí; en lugar de saber lo que es justo, amaremos lo justo; y en vez de saber lo que es vivir, amaremos la vida. Lo importante es amar sin condiciones, ni condicionantes, a quien puedas y como puedas, sin perder de vista que quien ama con el corazón, con él vive.
Con urgencia debemos, pues, poner valor a la vida e injertar lo valioso que es una sociedad racional para ilustrar la mente y no perder las formas. Las autoridades, en todo caso, han de ser las primeras en comprometerse en lo de poner orden, calmar los ánimos, y en tomar buena nota de las preocupaciones legítimas de la gente. Los enfrentamientos violentos no conducen jamás a buen puerto, generan más violencia y más dolor. Por desgracia, cada día son más las personas que solicitan protección a instituciones internacionales, fruto del avance de la irracionalidad que no beneficia a nadie.
No se pueden perder las formas, insisto, cada persona tiene que ser responsable de lo que dice y hace. Por consiguiente, el ser humano tiene que asumir su cuota de responsabilidad en un planeta cada día más castigado por los desórdenes, por la intimidación y el integrismo, que legitima las peores acciones. El fanatismo ciego nos conduce a la destrucción sin límites, erosiona todos los derechos humanos, llevándonos al desmoronamiento. Por eso, hay que sancionar dura, muy duramente, a los que infringen normas básicas de convivencia, de humanidad. El tiempo apremia para estas formas transgresoras inhumanas, hay que pararlas, antes de que nos dominen nuestra propia conciencia.
El mundo no puede dejar perder sus formas innatas, su gnosis natural, de defensa y protección al ser humano y a su hábitat. Hagamos todo lo que esté en nuestras manos por poco que parezca. Las causas de los derechos humanos, de la seguridad y el desarrollo, hay que tomarlas en serio, mucho más en serio, porque hay muchos caminos y pocas posadas, muchas contiendas que nos atormentan y pocas armonías que nos abran las ganas de vivir. La vida no puede ser tan amarga para tantos, ¡y son tantos!.

 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic