inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Jueves, 22 de febrero de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
30/09/2011 - Víctor Vázquez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   5 votos
Ver además...
Callejeando Madrid
Rocío y la casquería mediática
El Madrid terrible
Relecturas
Fidel Castro
Los vecinos siguen reclamando un hospital en la antigua cárcel de Carabanchel
Muerte en la valla
Al matadero
La extraña pareja
Navidad irrecuperable
Sadam Hussein
Rostropovich y la interpretación
De antros: despedidas y reencuentros
La ópera: “centenariazo”
Jazzeando por Madrid
Bajo máscaras
Lecturas caribeñas
En el Copacabana con Gerardo Porto
Políticos de caza y pesca
Políticas de la imagen
La Duquesa Roja
Sudoku ministerial
Rehab
Nada es lo que parece
Madrid, rue de Varenne 77
Arde Madrid en paganías
Lenguas y endogamias
Desconcertante Winehouse
Demócratas y..., demócratas
Ingeniería de espejos
Zetapé, el fontanero
De Vinila a Adonis, poetas
Así va el mundo...
Gu(lag)tánamo
Los 50´s de Betty Page
No me llames crisis, llámame Lola
Pasarela política fashion week
Francis Bacon en el Prado
Una de piratas
Alejandro Sawa
Coherencia, por favor
De muros y alambradas
Los caminos de Santiago
Bucaneros y poetas
AC-DC
El vaso que no se colma...
Justicia con caducidad: terrorista libre
ZP en Rodiezno
Tránsfugas, ética a muletas
La historia en bucle
Obama, Nobel de la ¿ilusión?
Alakrana
¿Piratería o mercado libre?
De lo volandero
Víctor Vázquez

Dura el interés del ser humano lo que el fósforo en las manos de la cerillera muerta de frío. A todo nos acostumbramos tras el fogonazo de una realidad que nos parece oxidada de un día para otro. En breve nos aburrirá el asunto que sea y pediremos nuevas noticias para mantener la atención en el telediario como si fuésemos niños caprichosos e hiperactivos.

Nuestra capacidad para desconectar es pasmosa. Exigimos nuevas noticias, aunque no lo sean, con tal de que nos las vendan como tales con su aderezo de morbo o de sentimentalismo de rebajas. Nos convertimos en tarados de la vida ajena mientras dejamos escurrir la propia por las bajantes de nuestro absurdo cotidiano.

Quién se acuerda ahora de Haití; y qué pereza nos da leer las lentas novedades de la guerra civil que está reventando Libia y que se alarga como una telenovela. Hoy en día cualquier conflicto necesita un guionista y un publicista argentino. Hay que adaptar la realidad a un formato asequible.

Pero hay otras levedades, esas columnas con alas que casi buscan la invisibilidad como la página de contactos para una beata. Pedro G. Cuartango está deliciosamente insoportable estos últimos meses en El Mundo entintando melancolía en la página dos. Es como un faro de luz negra, de desesperación pausada; y qué mejor que un periódico para plasmar la claustrofobia de tiempo y su angustia cuando, en el mejor de los casos, esas hojas terminarán al día siguiente envolviendo una merluza o haciéndose bola para enderezar la punta de unos zapatos demasiado duros.

La literatura en prensa de unos, la lírica de otros, no es algo menor como ven algunos cartesianos del puro dato, sino verdadera acción poética y supra-realidad donde lo bello se hace con la rabia de lo que sólo durará unas horas, que nace casi siendo un pasado amarillo, un deje de carbonilla en los dedos.

Cuartango explica que ya abandonada la idea de felicidad, trata de alcanzar un equilibrio que tampoco es fácil pues la consciencia es un campo minado. Y yo me acuerdo de Robert Walser, ese maestro reconocido de Kafka y de Vila-Matas, que lo alcanzó y que escribía sus textos en pequeños papeles adaptando lo que escribía al tamaño y al formato de éstos con una letruja espantosa que se iba complicando poco a poco al ir volviéndose roma la punta de un lápiz que no se afilaba hasta que no era estrictamente necesario. Por algo fue un maestro.
 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic