inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 18 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
10/02/2016 - Javier García Isac Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Desde mi libertad de expresión

Es muy difícil expresar el asco y la repugnancia que me dan todos aquellos que de una u otra manera justifican el terrorismo y el crimen de eta, grapo, frap, isis o cualquier otro movimiento asesino cuya única y ultima finalidad es la de imponernos su ideología o creencia. Enaltecer, apoyar o colaborar con el terrorismo tiene muy distintas y diversas fases. Desde el sujeto que aprieta el gatillo, pasando por el imbécil que le jalea y terminando por aquellos que de una u otra manera les “hace gracia”, “les mola”, “les parece justo”, no lo ven mal del todo o incluso realizan una burda representación teatral en forma de guiñol. Entre estos últimos se encuentran los titiriteros, los titirietarras contratados por el ayuntamiento de Madrid para una función  infantil durante las fiestas de carnaval. Lo más grave de este asunto no es la  contratación en sí de estos dos “mierdas”, de estos dos “piojosos”, lo mas insultante son las flojas y poco convincentes explicaciones por parte de la alcaldesa, que considere movimientos políticos a bandas de asesinos y la falta de asunción de responsabilidades políticas por parte de alguien de la corporación municipal.

Todos sabemos, todos conocemos quien es Manuela Carmena y de donde proviene. Su militancia en el Partido Comunista de España, organización que simpatizo y colaboro con ETA y su entorno durante mucho tiempo y que siempre han sido extremadamente comprensivos con los verdugos y no con las víctimas, debe de influir a la hora de tomar y exigir decisiones y responsabilidades que afecten a su equipo. A toda esta chusma libertaria nunca les ha faltado una mala condolencia y una buena explicación que todo lo justificara.

También conocemos a gran parte de sus concejales. Todos ellos a cada cual mas sectario, indocumentado e inculto. Desde su portavoz Rita Maestre, acusada de asaltar y violentar una capilla amenazando a los que allí se encontraban al grito de “arderéis como en el 36”. No hay que ser excesivamente listo o inteligente para comprender que asume y da por buenas las matanzas de curas y violaciones de monjas, así como la quema de iglesias y conventos por aquellos que se denominaban los demócratas y que se produjeren precisamente en ese año 36, pasando por Zapata, el de los comentarios donde se mofaba y reía de las victimas de terrorismo y de las mutilaciones que ocasionaban las bombas de ETA, hasta llegar a la tal Celia Mayer, la responsable de Incultura y la responsable de la contratación de los titirietarras.

Dicen que la corporación municipal está muy dividida entre los que nada desean hacer y dejar que pase el tiempo y a otra cosa mariposa, total, esto no es para tanto, y aquellos que de una forma activa desean que el ayuntamiento solicite la libertad de estos dos golfos por considerar que no han cometido delito alguno y que todo forma parte de lo que ellos denominan su libertad de expresión. A este último grupo se le suma la alcaldesa de Barcelona Ada Colau y el cursi ciudadano Alberto Garzón, no confundir con el ex juez prevaricador Baltasar Garzón. Como ven, otro par de imbéciles de mucho fuste.

Para serles sincero, absolutamente todos me producen arcadas, vómitos. Ver sus feas caras, sus frases hechas y grandilocuentes, sus pintas de guarros, su olor a porro y sudor rancio, sus poses de falsos intelectuales y sus asquerosos gestos, es algo que me pone enfermo, es superior a mí. Nos hablan creyéndose superiores al resto de los que no pensamos como ellos.

Reconozco debo controlarme, conservar la calma. Los medios de comunicación y los comunicadores estamos para dar ejemplo, pero lo siento mucho. Hoy no es el día. Mañana quizá sí. Sois todos unos grandes mierdas, unos enanos mentales, unos analfabetos funcionales, unas ratas de cloaca, estiércol de la peor calidad. Sois prescindibles, despreciables. No os soporto.

Pero todo ello sin acritud, sin mosqueo, todo ello desde el colegueo, todo ello desde el uso de mi libertad de expresión.

Javier Garcia Isac / Una Hora en Libertad.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic