inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Jueves, 17 de agosto de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
24/11/2009 - Víctor Nuñez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Desmanagement español
Víctor Nuñez

En el mundo empresarial cada vez escuchamos más anglicismos. Esta mala costumbre es utilizada habitualmente por jefes memos y pedantes. Entre las palabras anglosajonas más utilizadas se encuentra management, es decir, la gestión (¿tan difícil es utilizar el término español?). Esta manoseada y manida palabreja implica no sólo un conjunto de buenas prácticas, eficacia y profesionalidad sino que también toda una filosofía de trabajo en las empresas. Desgraciadamente en nuestro país muchas veces nos encontramos con lo contrario: el desmanagement, es decir el antónimo o la antípoda de buena gestión. 

El desmanagement en las empresas españolas no es un elemento aislado a nuestra sociedad, cuenta con múltiples variantes y tiene unas raíces muy profundas en la idiosincrasia carpetovetónica. Para entender el desmanagement tendríamos que leer a Ortega y Gasset (La España invertebrada), a los clásicos del 98 (Unamuno, Machado, etc.), Larra (“aquí yace media España, murió por la otra media”) e incluso a Sánchez Drago (Y si habla mal de España… es español)  todos para entender que la invertebración de muchas empresas no es más que la continuidad de la desorganización educativa, social y política que padecemos, salvo honrosas excepciones. Pecados capitales como la envidia, la pereza, el odio a la excelencia y la desconfianza en el poder y la jerarquía, hacen de nuestro país un ente muy difícil de gobernar y eso se refleja y afecta también a las empresas.
No pretendo trasladar la culpabilidad del desmanagement sólo a los mánagers, ni mucho menos, ya que los problemas de envidia, pereza y odio a la excelencia existen también en las bases subordinadas. Sin embargo, sí que creo que sobre los malos jefes recae una doble culpabilidad, ya que en su mano está la buena marcha de las empresas y también el bienestar de sus colaboradores o subordinados, incluso su vida, si no que se lo pregunten a los trabajadores que se han suicidado en France Telecom.
Por último, me gustaría destacar que este artículo no es una enmienda a la totalidad a todas las empresas y gestores españoles, ya que la mayoría de ellos sufren también del peor desamangement español que es el político y son los que crean empleo a pesar de los males a los que nos hemos referido. Para ellos mi aplauso, para los desmanagers mi aguijón.

Periodista
www.desmanagement.wordpress.com
 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic