inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 21 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
19/07/2013 - Luis Miguel Boto Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   5 votos
Educación

Los datos son escalofriantes: España dobla la tasa de abandono escolar de la UE, la tasa de paro juvenil supera el 57% y hay un 23% de jóvenes que ni estudian ni trabajan aunque la inversión en España en Educación es un 21% superior a la media de los países de la OCDE. Es decir, con más gasto en educación los resultados son cada vez peores. Durante los últimos 30 años se ha hecho un gran esfuerzo por garantizar la universalidad y la equidad en el ámbito educativo, pero los resultados no han sido los esperados.

La madurez de un partido político se hace evidente cuando piensa primero en los ciudadanos más que en ellos mismos y con esta situación creo que nadie mínimamente objetivo puede criticar que el gobierno no demore más la toma de decisiones. La cuestión es saber qué decisiones tomar. Ante esto, varias reflexiones:
Primero, intentando igualar los resultados académicos de todos los alumnos penalizamos a quienes más talento tienen y más esfuerzo hacen.

Segundo, es importante aceptar la premisa de que mérito no es privilegio, ni que esfuerzo es elitismo. No hay discurso más demagógico que aquel que intenta enfrentar la exigencia de rendimiento a la equidad.

La igualdad que buscamos debe ser la de oportunidades. Las administraciones deben garantizar la igualdad de oportunidades para todos los alumnos. También deben ser justas haciendo y dotando a los servicios educativos de todos los medios y herramientas necesarias para sacar el máximo rendimiento académico posible de los alumnos, pero sin recurrir a la discriminación positiva, manteniendo artificialmente a alumnos año tras año en la educación no obligatoria.

Tercero, Suiza es el país más industrializado del mundo y uno de los más ricos, pero paradójicamente tiene la tasa de universitarios más baja del mundo desarrollado. La enseñanza superior desarrolla una función que es la de determinar que sea la educación y no los medios económicos lo que sitúa cada persona dentro del ámbito  laboral. A la hora de encontrar trabajo, las empresas buscan personas inteligentes, disciplinadas y con capacidad de organizarse más que el conocimiento especializado. En muchas ocasiones, cuando se contrata como licenciado se hace en función de esas cualidades generales y de otras virtudes humanas, no por los conocimientos específicos.

Cuarto, “todo lo que no es eterno, en algún momento tiene que acabar”. Esta frase pronunciada por Ber Bernanke en uno de sus discursos resulta de lo más pertinente para definir la situación actual. El pasado no se puede cambiar y no vale de nada autoflagelarse. La realidad es que tenemos que asumir que no podemos estar con un nivel de educación como el que tenemos y que las soluciones son tan variopintas como diferentes, pero algo hay que hacer. Los políticos tomamos decisiones en previsión de que el futuro nos dará la razón, pero eso es terreno abonado para que los que no están de acuerdo con esos criterios opinen y protesten al entender que las decisiones tomadas están equivocadas. Y que no están de acuerdo en esperar al futuro. Pero eso tiene una solución: democracia. Que quienes tienen la confianza de la mayoría de los ciudadanos desarrollen sus ideas y criterios. El tiempo y el futuro les dará o quitará la razón.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic