inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 15 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
02/12/2015 - Juan Luis Posadas Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   6 votos
El BELÉN de Carmena

Hará un par de meses escribí en este mismo medio un blog sobre “Carmena: de juez a parte”, reconociéndole a esta señora cierta trayectoria vital y pidiéndole que fuera alcaldesa para todos.

Desde un punto de vista etimológico, alcalde viene de la palabra árabe al-cadí o caíd, que significa “juez”. Por lo que la trayectoria vital de Manuela Carmena se resume en “de juez a juez”. En todo caso, el caíd o juez o lo que sea Carmena (porque alcaldesa de todos los madrileños ya ha demostrado que no es), se ha lucido. Ha montado un Belén en el Ayuntamiento de padre y muy señor mío. Y lo ha montado porque no ha querido montarlo. Me explico.

Hasta el año pasado, los sufridos pagadores del IBI, ese impuesto revolucionario a la propiedad, que no a la renta, teníamos al menos el placer de visitar el Ayuntamiento que pagamos con dicho IBI para disfrutar del hecho cultural, religioso y familiar de contemplar un Belén de dimensiones considerables (más de 50 metros cuadrados). Creamos o no en las escenas representadas (la anunciación, el nacimiento, la visita de los Reyes, incluso la huida a Egipto o la matanza de los inocentes), teníamos la oportunidad de visitar las instalaciones que nos cuesta un riñón mantener para contemplar solos o con nuestros hijos, dichas figuras. Era precioso y emocionante ver a las familias haciendo cola y cómo salían de allí sonriendo, algo que a lo largo del año no suele acontecer en ningún organismo oficial al que uno deba acudir urgido por alguna carta impertinente (multas, pago de tasas, reclamaciones, etc.).

Pero este año, Ahora Madrid, es decir Carmena y sus concejales, con su poco más del 30% de votos pero apoyados por el PSOE, ha decidido no montar el Belén en el Ayuntamiento para dar imagen de laicidad. Eso sí, lo ha sustituido por uno de 8 metros cuadrados en no sé qué centro cultural.

¡Como si el Belén fuera algo religioso! ¡Como si se fueran a ofender los ateos, agnósticos, herejes, apóstatas, musulmanes, budistas, confucianistas y el resto de no-católicos! Me parece que Carmena no se ha enterado de que también es caíd de los que nos gusta el Belén, el turrón y la zambomba. Y no solo de los que huyen de Madrid por Navidad, de los que no esperan a sus familiares a cenar el 24, de los que compran un boleto de Lotería a regañadientes, y de los que se cagan en la Virgen del Pilar (como el “actor” cuyo nombre me niego a repetir).

Como liberal laico que soy, y por tanto enemigo de la prohibición, pido –no-, EXIJO, que mi Ayuntamiento, el que me sangra por tener los ahorros de veinte años de trabajo invertidos en un piso minúsculo de 40 metros en un barrio popular, instale un Belén enorme y maravilloso en la Casa de todos. No cualquier cosa en un centro cultural. El Belén es una de las tradiciones más bonitas y populares de la Navidad española. No puedo soportar que celebremos una fiesta satánica como Halloween y se denigre y degrade algo tan bello como la Navidad.

Y ahora sí, FELIZ NAVIDAD a todos los españoles de buena fe, sea esta cristiana, judía, musulmana o incluso atea.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic