inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 24 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
29/05/2009 - Juan Julián Elola Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   5 votos
Ver además...
Vivir Madrid
Acoso a la Giner de los Ríos
Me vais a perdonar, pero no voy a hablar de crisis...
Ganó Obama. Algo está apunto de suceder
2009, año de Darwin
Navidades de Carnaval, enero de Cuaresma
Medidas económicas
La visir-esa que quería ser califa
Internet y las nuevas tecnologías son seguros
Más Europa
Sin marcha atrás
Tasa de basuras: nuevo impuesto en época de crisis
Vuelve la liga
Felicidades
2009: el año de la crisis
Y los niños sin ordenador...
Dichoso Eurovisión
Estosololoarreglamosentretodos.org
La reforma sanitaria de Obama
El Partido Popular ha perdido el norte
El Severo Ochoa sin transporte escolar
Primarias en el PSOE madrileño
Debate sobre la Huelga General del 29-S
Trabajar más, cobrar menos
DeudaMadrid
¿Eres de los Reyes o de Papá Noel?
La Ley Antitabaco salvará miles de vidas
Madrid está lleno de baches
Nuestra sanidad, ejemplo para EE.UU.
El doctor Montes sigue siendo inocente
Cuando lo urgente no nos deja hacer lo importante
Cambios en la política española
Reforma de la Constitución
Va por ustedes ‘maestros’
Entrevista a Juan Julián Elola, Ex-diputado socialista
El año que vivimos peligrosamente
Listas abiertas, ¿igual que en el Senado?
Oh, rara Navidad
Kim Dotcom
Cuando el trabajo fijo dejó de serlo
Rutina
Para mejorar la educación: más inversión
Si pagas con cacahuetes...
¿Eres clase media?
Juan Julián Elola

Conociendo qué medidas económicas proponen los diferentes partidos, entenderemos sobre quiénes pretenden hacer caer el peso de los ajustes. Eliminar la deducción por compra de vivienda a los ciudadanos de rentas más altas que compren un piso a partir de 2011, y a la vez incentivar el alquiler para los ciudadanos de rentas bajas es lógico. La actual decisión no tiene carácter retroactivo, es decir, no será de aplicación para quienes hayan adquirido su vivienda antes del 2011.

Necesitamos delimitar qué calificaríamos como “rentas altas”.  Habría acuerdo en centrar socialmente las clases medias: el tercio con menos ingresos formaría la clase baja y la tercera parte con mayor capacidad económica serían rentas altas, quedando la clase media entre ambas. 

El límite establecido por el presidente del Gobierno se basaba en este cálculo. Según la Agencia Tributaria, más del 60% de los contribuyentes declaran por debajo de 24.000 euros. Hay que aclarar que renta no es lo mismo que sueldo bruto. Es la base imponible, bastante menos, aunque demagógicamente, algunos lo hayan equiparado. Y además hablamos de renta personal, no familiar. La declaración media de los contribuyentes es inferior a 20.000 euros. Quedaría excluida de la deducción por vivienda el tercio de población de renta alta. Tras los acuerdos, al subir el límite, parece que se eliminará para algo menos del 20% de los ciudadanos, aquellos con ingresos muy altos.

Intervenir Rajoy como abogado de clases acomodadas es inoportuno. El Partido Popular había concentrado su esfuerzo en presentarse como defensor de lo que llamaban “clases medias”, asimilándolas a menudo con los jóvenes “mileuristas”. Eso que Rajoy gustaba denominar “gente normal”. Defender ahora a familias con ingresos superiores a 6.000 euros mensuales, equiparándolos con los de ingresos inferiores a 1.000 euros, no es muy certero.

Sus posiciones junto a los que, objetivamente, podemos considerar poderosos (el 15% con mayores ingresos), le acercan más a las clases pudientes que a los trabajadores urbanos. Especialmente sumándolo a su petición de reforma del mercado laboral, solicitada por los empresarios, que se traduce, aún sin decirlo abiertamente, en abaratar el despido. No entiendo cómo puede beneficiar al “mileurista” establecer un sistema de despido que resulte a la empresa más económico y más sencillo.

Esas desgravaciones fiscales para comprar casas no ayudaron a la clase media a acceder a una vivienda. Fueron un factor más de los que contribuyeron a subir su precio, la burbuja inmobiliaria que hoy sufrimos. Su eliminación la demandó alguien tan poco sospechoso de filosocialista como Rodrigo Rato, director del Fondo Monetario Internacional en 2005. Antes el Gobierno de Aznar, con Rato como ministro de Economía, potenció los beneficios fiscales a la compra de vivienda, independientemente de los ingresos del comprador.

También beneficia a los más pudientes Esperanza Aguirre rebajando un 20% el impuesto de matriculación. Para un coche de 18.000 euros, menos de 200 euros de descuento, pero más de 1.500 para un vehículo de 50.000 euros. Nada que ayude a la compra de vehículos por la “clase media”. Resulta más atractivo para vehículos de gama alta con mayores emisiones de CO2, gravados con impuestos muy superiores. Ayudar con 2.000 euros a quien compra un vehículo de menos de 30.000 , ligándolo a su nivel de emisiones, el Plan E2000 de Zapatero, favorecerá realmente a lo que todos entendemos como clase media.

Diputado por Madrid en Las Cortes Generales
VIII Legislatura
 http://elola.blogia.com

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic