inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 26 de septiembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
28/12/2016 - Enrique Redondo de Lope Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   2 votos
España y su pasado

“Fray Francisco Ximénez de Cisneros es, sin duda, la personalidad que mejor encarna el nacimiento de una nueva época en España, el tránsito de la Edad Media a la Moderna”. Con estas acertadas palabras definió Esther Ruiz, la diputada responsable de Cultura del partido Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, la importancia del conocido como Cardenal Cisneros.

Y es que el Cardenal Cisneros es, sin duda, una de las personalidades culturales más relevantes e interesantes del Siglo XV en España. Confesor de la poderosa Isabel la Católica, llegó a presidir el Consejo de Regencia en dos ocasiones. Pero su trascendencia va más allá de sus responsabilidades políticas; así reestructuró las órdenes religiosas, que habían caído en gran descredito dada su laxitud moral, y enfocó la regeneración del Estado mediante la reforma de la educación, creando una de las instituciones que más influencia han tenido en la vida cultural y educativa española, la Universidad Cisneriana de Alcalá de Henares.

España, como de todos es conocido, no es precisamente el lugar donde más se reconozca el mérito de nuestras grandes figuras históricas. País de descubridores y navegantes, artistas e intelectuales, hemos sido protagonistas de algunas de las mayores gestas de la historia de la humanidad, pero ya desde de los escritos de Bartolomé de las Casas, pasando por la Leyenda Negra, parece que lo que “viste” es renegar de nuestros orígenes, de nuestra cultura y de nuestros logros. Un botón de muestra es la película “Los últimos de Filipinas”, donde en vez de exaltar conceptos defendidos por los militares en una situación límite como el patriotismo o el honor, se vira la historia buscando presentarlo como “una gesta absurda”, en palabras de su director. Y es que un país no puede renegar de su historia, sobre todo si es tan rica y fascinante como la española. Por todo ello la propuesta de Esther Ruiz de homenajear a una figura del calado e importancia del Cardenal Cisneros no debería más que suscitar el apoyo unánime de las instituciones oficiales de la Comunidad de Madrid. Rememorar y homenajear el legado de las personalidades que forjaron este maravilloso país debería ser una de las principales prioridades de nuestros gobernantes, por cierto, cada vez más desnortados en el terreno cultural. Y es que de una vez por todas debería darse un decidido paso hacia adelante reivindicando nuestro pasado, para poder afrontar con garantías nuestro futuro. Porque, como dijo Napoleón Bonaparte: “aquel que no conoce la historia, está condenado a repetirla.”









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic