inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 21 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
04/03/2009 - Juan Luis Sánchez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Ver además...
Opá, yo viazé un blog!
Verano de corrupción
En defensa del mundo musulmán
Dejad que los niños se acerquen a Potter
El cine y la palabra
El Gobierno siembra el ‘chaos’
Tazas de café
16 minutos
Carta a la madre
Verano de jueves, solitarios y espías dobles
Chuck Norris se mosquea
Se fue Antonio Gasset, acabó la crítica de cine
Hurra por Bardem
España vista por Hollywood
El aceite de la muerte
Dijo que esta mañana vendrá
Madrid cosmopolita
Crónica de una muerte anunciada
Avaricia desmedida en plena crisis
El ‘nobelista’
El recuerdo de El Equipo-A
El libro de moda
Papá, vaya nombre me has puesto
El chico biónico
El 23-F de cerca (s)
No saber perder
Tres desgracias seguidas
Del rosa al negro
El retorno del friqui
Zapatero resucita la censura
El lehendakari cita a Eastwood
Zombies, Jane Austen y Natalie Portman
¿Quién protege a nuestros hijos de la televisión?
La maldición de la actriz
¿Será capaz Almodóvar de rodar una película de terror?
Lope: el fiasco del año del cine español
Conspiración de mujeres (Día Mundial del cáncer de mama)
A Peter Jackson le crecen los hobbits
WikiLeaks: Esta vez es la guerra
La guerra de la sucesión de ZP
¡Terror en el Festival de Málaga!
Viajar en metro:la gran aventura
The walking dead y la publicidad aberrante
Yo he sobrevivido a El Principito 2
¿Son los Pitufos propaganda comunista?
Oda a la 'cocreta' congelada
Donde dije Viggo (Mortensen) digo Diego (Alatriste)
Biografía de Steve Jobs: Adiós Mister Chips
"The Artist" es mutis: ¡Que me devuelvan el dinero!
Genios del marketing
Juan Luis Sánchez

Por fin se ha desvelado el misterio. ¿Por qué era tan necesario que el Consorcio de Transportes de Madrid nos subiera dos veces el precio del abono transportes este año, en tiempos de crisis, contribuyendo a subir brutalmente la inflación? La repuesta ya está aquí. Era necesario que los viajeros nos rascásemos el bolsillo para realizar campañas de marketing ingeniosas y vitales, llevadas a cabo por superingeniosos expertos en marketing, como ‘Salumetro’, lo último de lo último en campañas publicitarias.

Hacía unos días que había visto algunos de los numerosos carteles e indicadores que el suburbano se ha visto obligado a financiar con nuestro dinero y colocar en todas las estaciones. Pero por si acaso, Metro vela para que la campaña llegue a todos sus usuarios, como tuve ocasión de comprobar la mañana en la que un grupo de chicos contratados expresamente al efecto me entregaron uno de los folletos que generosamente distribuían a mansalva. El folleto informa de que puedes hacer ejercicio subiendo las escaleras andando, en lugar de decantarte por las escaleras mecánicas o el ascensor. Para facilitarme la decisión, una de las escaleras mecánicas larguísimas de la estación estaba estropeada, así que tuve la oportunidad de probar esta nueva forma de hacer ejercicio. Qué bueno que los regidores de Metro no se preocupen sólo de prestar un buen servicio de transportes, sino que también vayan a contribuir tanto a mejorar nuestra salud.

“Con estos pequeños gestos, haces un poco de ejercicio y así te sentirás mejor el resto del día”, asegura Metro. Además, después del ejercicio puedes tener totalmente gratis una sesión de sauna, ya que por la mañana no hay suficientes vagones, y el Metro va tan lleno de gente que alcanzas una temperatura bastante alta. 

Unas mentes tan privilegiadas como las que han justificado su sueldo -sin duda muy por debajo de lo que merecerían por tan insignes cerebros que poseen- probablemente nos tienen deparadas para el futuro otras campañas igualmente útiles e ingeniosas. Por ejemplo, propongo LigueMetro, una campaña con la que los solterones nos podemos ahorrar el gasto en páginas web de ligoteo y en Speed Dating. Ya veo los lemas: Viaje usted en hora punta y conocerá íntimamente a muchas personas con las que va a estar apretado durante todo el trayecto, y así puede usted luego quedar a cenar con ellas. Aproveche los continuos retrasos de quince minutos en algunas líneas para hacer vida social y en lugar de desesperarse, entable conversación con los demás viajeros, a los que tendrá tiempo de conocer en profundidad.

 

 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic