inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 16 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
26/02/2010 - Víctor Vázquez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   5 votos
Ver además...
Callejeando Madrid
Rocío y la casquería mediática
El Madrid terrible
Relecturas
Fidel Castro
Los vecinos siguen reclamando un hospital en la antigua cárcel de Carabanchel
Muerte en la valla
Al matadero
La extraña pareja
Navidad irrecuperable
Sadam Hussein
Rostropovich y la interpretación
De antros: despedidas y reencuentros
La ópera: “centenariazo”
Jazzeando por Madrid
Bajo máscaras
Lecturas caribeñas
En el Copacabana con Gerardo Porto
Políticos de caza y pesca
Políticas de la imagen
La Duquesa Roja
Sudoku ministerial
Rehab
Nada es lo que parece
Madrid, rue de Varenne 77
Arde Madrid en paganías
Lenguas y endogamias
Desconcertante Winehouse
Demócratas y..., demócratas
Ingeniería de espejos
Zetapé, el fontanero
De Vinila a Adonis, poetas
Así va el mundo...
Gu(lag)tánamo
Los 50´s de Betty Page
No me llames crisis, llámame Lola
Pasarela política fashion week
Francis Bacon en el Prado
Una de piratas
Alejandro Sawa
Coherencia, por favor
De muros y alambradas
Los caminos de Santiago
Bucaneros y poetas
AC-DC
El vaso que no se colma...
Justicia con caducidad: terrorista libre
ZP en Rodiezno
Tránsfugas, ética a muletas
La historia en bucle
Obama, Nobel de la ¿ilusión?
Alakrana
¿Piratería o mercado libre?
Gestión de expectativas
Víctor Vázquez

Bajo la basura y pienso que aún tengo el artículo por escribir. Reciclando el papel veo que en todos los periódicos desborda la palabra “crisis”. Una crisis que tiene mucho de haber jugado a las apariencias, de haber intentado alicatar con mármoles un humo que no es capaz de soportarlos.

El funcionamiento del Mundo se basa en una mera gestión de expectativas independientemente de que detrás haya una base, ya no digo sólida, sino real. Es una variante de la tan explotada cultura de la imagen donde se da más importancia a lo que se aparenta ser que a lo que se es, forzándonos, si queremos participar en el juego cruel de la supervivencia en esta sociedad, a gastar todas nuestras energías en esa máscara vacía convertida en lo único que tenemos.

Puro marketing de producto milagroso, en la mayoría de los casos. De ahí el abuso de las operaciones estéticas, de que sea más importante tener doscientos amigos virtuales en cualquier red social que tres o cuatro de los de verdad, de que salir en la televisión se convierta en objetivo aunque sea haciendo el ridículo, de que los músicos hagan playback, de que los niños antes querían ser futbolistas y ahora sólo famosos, del mercado de las imitaciones y marcas falsas, de no tener un euro y gastárselo en un coche siempre un punto superior a nuestras necesidades y nivel adquisitivo, de que se compren títulos universitarios, de que ARCO sea provocación sin arte -y ya ni eso-. ¿Seguimos? El listado sería eterno como el ego maníaco incandescente que nos inyectamos cada día al despertar.

¿Crisis en una zona euro tambaleante donde la puntilla la pone Grecia y sus plomadas? Más de lo mismo…, hasta los políticos de más alto nivel olvidan la que tendría que ser su verdadera responsabilidad y hacen ingeniería con los informes, son maquilladores de muertos que lucen sonrosados. La economía especulativa suple a la real convirtiendo en pura pólvora los mercados. Cuando la realidad explota, la mierda flota, y se ahogan en ella los que no tienen yate para atracar en un paraíso fiscal. Se habla ahora que hay que ayudar a Grecia; un país cuyos dirigentes mintieron una vez tras otra sobre su déficit y deuda pública llevando a la política la cultura del pícaro. ¿Unión monetaria cuando la fiscalidad y el gasto público va por libre? ¡Peligro!

http://barboletta.blogspot.es

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic