inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 25 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
15/12/2008 - Víctor Vázquez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Ver además...
Callejeando Madrid
Rocío y la casquería mediática
El Madrid terrible
Relecturas
Fidel Castro
Un mercado navideño en El Retiro, decidido en el Pleno
Muerte en la valla
Al matadero
La extraña pareja
Navidad irrecuperable
Sadam Hussein
Rostropovich y la interpretación
De antros: despedidas y reencuentros
La ópera: “centenariazo”
Jazzeando por Madrid
Bajo máscaras
Lecturas caribeñas
En el Copacabana con Gerardo Porto
Políticos de caza y pesca
Políticas de la imagen
La Duquesa Roja
Sudoku ministerial
Rehab
Nada es lo que parece
Madrid, rue de Varenne 77
Arde Madrid en paganías
Lenguas y endogamias
Desconcertante Winehouse
Demócratas y..., demócratas
Ingeniería de espejos
Zetapé, el fontanero
De Vinila a Adonis, poetas
Así va el mundo...
Los 50´s de Betty Page
No me llames crisis, llámame Lola
Pasarela política fashion week
Francis Bacon en el Prado
Una de piratas
Alejandro Sawa
Coherencia, por favor
De muros y alambradas
Los caminos de Santiago
Bucaneros y poetas
AC-DC
El vaso que no se colma...
Justicia con caducidad: terrorista libre
ZP en Rodiezno
Tránsfugas, ética a muletas
La historia en bucle
Obama, Nobel de la ¿ilusión?
Alakrana
¿Piratería o mercado libre?
La crispación como instrumento
Gu(lag)tánamo
Víctor Vázquez

Los desconocidos vuelos a Guantánamo con escala europea han resultado no serlo tanto para quienes decían no saber nada, al destaparse un informe con el sello de muy secreto que demuestra la comunicación de dichos traslados con parada técnica en España por parte de la embajada americana. Centremos fechas del informe: Piqué en exteriores y Aznar de presidente. Vuelos con el Pepé y vuelos, después, con los sociatas. Zetapé dice no saber nada: miente, pues aunque Aznar se lo hubiera callado en el cambio de Gobierno, es imposible no enterarse si estos se han seguido produciendo.

Resultan más que nunca escandalosas las caras de sorprendidos que pusieron nuestros -por decir algo- políticos en España cuando empezaron a salir en prensa evidencias de lo ocurrido, y en lo que nosotros vergonzosamente hemos colaborado. Esto es: secuestros de Estado, quebranto de soberanías nacionales, inseguridad jurídica internacional, encarcelamientos sin juicio, creación de un Gulag caribeño, autorización de la tortura… “El fin justifica los medios”, que decía Maquiavelo en El Príncipe; pero en este caso, éticas aparte, ni siquiera hay un fin o resultado para nadie, entiéndase positivo…

La solución para todos los incumplimientos de la legislación internacional era situarlo fuera del ámbito del Derecho: el matiz de la alegalidad (fuera de) en vez de la ilegalidad (en contra de). Lo demagógico de esta excusa llega a una indecencia que nos insulta de estúpidos. Y aún va a resultar que lo somos.

En buena se va a haber metido Obama al decir que cerrará Guantánamo: una decisión necesaria que le pondrá en apuros por la manera en que se haga. Conscientes los Estados Unidos de que lo que creaban era contrario a la tan cacareada Democracia que propugnan, no se permitió que dicho campo de concentración estuviera en suelo americano -de nuevo la cultura de la imagen-. Ahora, abrir el corral sin más y que se vayan los buzos naranja donde les plazca, además de demostrar todavía más el error que ha sido desde el principio, crearía una inseguridad y malestar en el pueblo americano al estar liberando a posibles -seguramente, otros no- terroristas. La única manera, sin ser perfecta, de poder separar grano de paja es la de un juicio, lo cual supondría meter la totalidad del asunto dentro del ámbito del Derecho; y con lo que supone la palabra “Todo”, pues el dominó lógico sería, a continuación o incluso en paralelo, juzgar internacionalmente a quienes han ido contra los Derechos Humanos, la Convención de Ginebra, etc…, la cual se han pasado por el forro de las democracias con otra excusa barata: como no es una guerra    -algo que sin embargo no han dejado de repetir en sentido afirmativo- tampoco son prisioneros de guerra y por lo tanto no es necesario aplicarles las garantías firmadas después de la Segunda Guerra Mundial para los presos derivados de conflicto bélico.

Al final, resultará que la Justicia en vez de venda, llevará una media, como los atracadores, y le entrará flojera de pierna, antes de ni siquiera empezar, cuando vea a quien puede tener enfrente y mientras el resto de países se pone a silbar con las manos en los bolsillos. Los intereses son enormes, una Justicia mundial e independiente de fronteras aún vive en pañales y la fuerza de U.S.A -todavía- es grande.

http://barboletta.blogspot.es
 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic