inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 24 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
13/03/2012 - Juan Luis Sánchez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Ver además...
Opá, yo viazé un blog!
Verano de corrupción
En defensa del mundo musulmán
Dejad que los niños se acerquen a Potter
El cine y la palabra
El Gobierno siembra el ‘chaos’
Tazas de café
16 minutos
Carta a la madre
Verano de jueves, solitarios y espías dobles
Chuck Norris se mosquea
Se fue Antonio Gasset, acabó la crítica de cine
Hurra por Bardem
España vista por Hollywood
El aceite de la muerte
Dijo que esta mañana vendrá
Madrid cosmopolita
Crónica de una muerte anunciada
Avaricia desmedida en plena crisis
El ‘nobelista’
El recuerdo de El Equipo-A
El libro de moda
Papá, vaya nombre me has puesto
Genios del marketing
El chico biónico
El 23-F de cerca (s)
No saber perder
Tres desgracias seguidas
Del rosa al negro
El retorno del friqui
Zapatero resucita la censura
El lehendakari cita a Eastwood
Zombies, Jane Austen y Natalie Portman
¿Quién protege a nuestros hijos de la televisión?
La maldición de la actriz
¿Será capaz Almodóvar de rodar una película de terror?
Lope: el fiasco del año del cine español
Conspiración de mujeres (Día Mundial del cáncer de mama)
A Peter Jackson le crecen los hobbits
WikiLeaks: Esta vez es la guerra
La guerra de la sucesión de ZP
¡Terror en el Festival de Málaga!
Viajar en metro:la gran aventura
The walking dead y la publicidad aberrante
Yo he sobrevivido a El Principito 2
¿Son los Pitufos propaganda comunista?
Oda a la 'cocreta' congelada
Donde dije Viggo (Mortensen) digo Diego (Alatriste)
Biografía de Steve Jobs: Adiós Mister Chips
La patata presumida de Mauro
Juan Luis Sánchez

Mauro Entrialgo nos ha alegrado a los friquis la vida con sus particulares y encantadores dibujos pop desde hace mucho tiempo. Recientemente he acudido a la presentación en el céntrico Café Moderno de su excelente y mastodóntico recopilatorio, "El dibujosaurio".

Hasta ahora siempre he pensado que las creaciones de este gran dibujante, como "Herminio Bolaextra", "El demonio rojo", "Tyrex", "Alter Rollo", "Ángel Sefija" y dibujos varios (no se sabe muy bien de dónde saca tantas ideas para publicar semanalmente), se bastaban y se sobraban por sí mismas para hacer reír, y también pensar un poquito sobre la realidad social. Pero resulta que ganan todavía más explicadas por el propio Entrialgo, que en persona es realmente hilarante.

Nos contó a los presentes el origen de muchas de las obras que aparecen en "El dibujosaurio", algunos desencuentros con editores (muchos son casi tan espantosos como los de libros de cine), anécdotas varias de concejales de cultura que le cambiaban detalles de sus obras para justificar su sueldo, etc. "No sé por qué a veces algunas empresas han contratado a otros ilustradores para imitar mi estilo. ¡Se deben pensar que soy caro!".
Por ejemplo, recordó -es difícil contar esto con la gracia que tiene él- que los hermanos Izquierdo, que se dedicaban a distribuir patatas, requirieron sus servicios para dibujar un cartel que esperaban colocar en las tiendas, con el objetivo de contar a los futuros compradores que la cosecha de patatas de ese año iba a ser excelente. Ellos mismos le habían dado la idea de que saliera una patata maquillándose y acicalándose (se puede ver la ilustración final acompañando este texto) para ir a la discoteca.

Así que el hombre "se lo curró", se inventó que se pudiera ver el local al que iba a ir la patata desde la ventana, para contar todo en un mismo dibujo, y la verdad es que le quedó un póster simpático. Cuando quedó con los Izquierdo para entregarles el material, dice que fueron muy cordiales, y también que le pagaron puntualmente, pues los pequeños empresarios son por norma general mucho más honrados que muchos de los grandes, que a veces se resisten a cumplir sus compromisos... Y aunque la reunión fue grata, Entrialgo notaba que algo no acababa de funcionar, como si a sus jefes no les cuadrara algo.

Pasó el tiempo, y Entrialgo se extrañó de que las tiendas tardaban en poner el cartel. Como al cabo de algunas semanas seguía sin estar, acabó preguntando qué había pasado con su creación.

-Uno de los empresarios estaba bastante desconcertado con el dibujo -le contestaron al perplejo ilustrador.
-No entiendo, ¿por é? -dijo Entrialgo.
-Es que no acaba de entender muy bien cómo es posible que una patata... ¡puede tener un gato!

O sea que al hombre le cuadraba que una patata tuviera piernas y brazos, que se pintara los labios frente al espejo, que usara secador, que fuera a la discoteca, etc. Pero lo del gato le tenía asustado... Es curioso... En cualquier caso, aquel que tenga conocimiento de alguna presentación de Entrialgo, que no deje escapar la ocasión de acudir.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic