inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 24 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
03/01/2008 - Víctor Vázquez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   5 votos
Ver además...
Callejeando Madrid
Rocío y la casquería mediática
El Madrid terrible
Relecturas
Fidel Castro
Un mercado navideño en El Retiro, decidido en el Pleno
Muerte en la valla
Al matadero
La extraña pareja
Navidad irrecuperable
Sadam Hussein
Rostropovich y la interpretación
De antros: despedidas y reencuentros
La ópera: “centenariazo”
Jazzeando por Madrid
Bajo máscaras
En el Copacabana con Gerardo Porto
Políticos de caza y pesca
Políticas de la imagen
La Duquesa Roja
Sudoku ministerial
Rehab
Nada es lo que parece
Madrid, rue de Varenne 77
Arde Madrid en paganías
Lenguas y endogamias
Desconcertante Winehouse
Demócratas y..., demócratas
Ingeniería de espejos
Zetapé, el fontanero
De Vinila a Adonis, poetas
Así va el mundo...
Gu(lag)tánamo
Los 50´s de Betty Page
No me llames crisis, llámame Lola
Pasarela política fashion week
Francis Bacon en el Prado
Una de piratas
Alejandro Sawa
Coherencia, por favor
De muros y alambradas
Los caminos de Santiago
Bucaneros y poetas
AC-DC
El vaso que no se colma...
Justicia con caducidad: terrorista libre
ZP en Rodiezno
Tránsfugas, ética a muletas
La historia en bucle
Obama, Nobel de la ¿ilusión?
Alakrana
¿Piratería o mercado libre?
La crispación como instrumento
Lecturas caribeñas
Víctor Vázquez

Veintisiete kilogramos de bañadores y libros. Hay que aprovechar la luz más blanca de los soles de estas tierras para leer lo que en Madrid me llevaría al abismo del viaducto, y regenerarme en un vuelo que el Ayuntamiento nos ha vedado con mamparas. No lo hubiera imaginado Valle-Inclán cuando escribió Luces de Bohemia.

Qué decir que la lectura ha suplido el no haberme encontrado ni a Gauguin, ni a Stevenson. He empezado por La felicidad y el suicidio, de Luis Antonio de Villena; un libro que me ha dejado Paco Serrano, francés de Córdoba y pintor maldito, para que le consiga una dedicatoria del poeta. Y continuado el precipicio literario con Cioran, un gran teórico del suicidio que, sin embargo, murió en vida: senil y pobre en su pequeñísimo estudio parisino, cerca de Odéon, sin que me diera tiempo a visitarlo. Se movía entre lo epicúreo y lo estoico; pero mejor que matarse, él hubiera preferido no haber nacido: el "¿Por qué el ser y no más bien la nada?", de Heidegger, antes que el "ser o no ser" hamletiano. Pero vamos a cambiar de tema, no me vayan a entrar tentaciones de subirme a la palmera para romperme la crisma como Keith Richards.

Se ha venido conmigo, también, La resistencia, de Sábato, a menos de un lustro para ser centenario y con una lucidez envidiable sobre el mal uso tecnológico y la globalización. Otro que siempre me acompaña es Umbral: empezando por su lejana Travesía de Madrid, donde aparece la niña Lilí; la que posteriormente llamará Envidita, del arroyo Abroñigal, en Trilogía de Madrid. ¡Todo es Madrid, bendito Madrid! La continuación es su Carta abierta a una chica progre. ¡Qué pena que Paco no estuviera ya para trotes cuando le iba a llevar a su pontificado a una ex novicia metida a condesa maldita, a Tisífone baudelairiana! Y, por fin, de tercero: Los metales nocturnos, del que copio una frase mientras se montan partidas de neonazis y anti-fascistas para meterse candela después de leerse -en el mejor de los casos- unos libros mal leídos: "La literatura está vacía y la calle es de los neonazis, y de los ministros y sus putas". Umbral se mete en el papel recordando cuando a él le perseguían para darle una paliza, provocando breves cuernos a Pedro J. por irse al ABC verdadero -Anson- que consideraba, erróneamente, un escudo tras el que protegerse. Barbarie, depresiones... El vuelco lo doy con Selva varia, del litúrgico Pablo García Baena; un libro que es un relicario barroco y lírico. Pablo es místico hasta para elegir la calle donde vive, con nombre de obispo.

Ya termina mi estancia en las Américas y decido que el último libro sea Camino de ida, de Carlos Salem, una novela que empieza con paso corto hasta convertirse en la mejor que he leído este año, con unas cien páginas finales que muerden de vivas entre pura avena surrealista. Fetichismo, Gardel, ese tango que siempre es evasión. Un argumento en fuga lleno de sorpresas, con el ritmo exacto y desbordante de imaginación -que no fantasía-. Suena el piano y me bebo un Fernet con tónica. Se acaba lo bueno.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic