inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Jueves, 23 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
04/03/2010 - Víctor Corcoba Herrero Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Ver además...
La aureola de doña maldad
Los zarandeos a la joven democracia española
La hoja de ruta de los pobres
Sembrar el terror
Siguen los charlatanes de plazuela
Heridas de muerte
El español como activo cultural
Qué no daría yo...
La maldición laboral de no poder moverse
¿Valoramos la ayuda de los inmigrantes?
Los calentones
El negocio de la droga
Cuando se pierden los papeles
¿Nos quedamos en la película del maltrato?
Bajo esta oscuridad mental
Cada número con su persona
El fraude
El Desplome
La educación por los suelos
Cada uno en su faena
En ruta
Avivar la palabra consenso
La españoleada crisis
El tembleque del mundo
Los Bosques de Álamos
Se precisan dirigentes expertos en Humanidad
Poderes sin límites
Cuando se pierden las formas
Desde los acordes de la vida
Que gobierne el alma del genio
Hay que llamar a la paz, nunca a la guerra
Me sumo a la fiesta del Novruz
Que fluya la emoción
Dilapidar
Hacia el compromiso ciudadano
El molde humano
¿Hacía una Reforma Federal del Estado Autonómico Español?
Los desplazados en tierra de nadie
Víctor Corcoba Herrero

Emigrantes indocumentados, refugiados, los que buscan asilo, desplazados que no pueden soportar más penurias en su territorio, son las grandes víctimas del planeta. Sus gemidos de dolor no encuentran consuelo en esta tierra de nadie, que algunos la han tomado para sí, cuando debiera ser de todos. Puro teatro con un reparto lamentable. Soportan humillaciones, estrecheces, desprecios, burlas que rayan la crueldad. Oficinas para la coordinación de Asuntos Humanitarios suelen expresar su preocupación casi diariamente, pero la barbarie continúa y hasta se acrecienta. Hace falta seguir trabajando por la justicia. Lo dijo Quevedo, “donde hay poca justicia es un peligro tener razón”.

 Hay que meter en raciocinio un diálogo necesario y posible. Con urgencia debe recuperarse los derechos de los desplazados en todo el mundo. En muchas partes de la tierra, el grupo de personas excluidas del acceso a los derechos y de la posibilidad de cumplir sus deberes, alcanza límites insostenibles. Atender a los desplazados es fundamental, va más allá de devolverles tierras y posesiones, se requiere una recuperación como ciudadanos, con sus derechos y deberes, y la reintegración a la vida social como personas, para sobreponerse de cualquier situación de desarraigo.
 
Es hora de acoger y recoger, con esperanza, coraje, amor y comprensión, a estas personas desplazadas por diferentes motivos y causas, pero que están dispuestas a rehacer su vida. Permitamos al menos que la rehagan. No hay que temer a las oleadas de desplazados. Sí a los que comercian con vidas humanas. De nadie es la tierra y es de todos. De todos los humanos. No se puede compartir nada si antes no oímos y socorremos. No podemos seguir con el corazón de piedra ante quienes se lanzan al mar para encontrar mejor vida o entre quienes huyen de las bombas. Es como condenarles a muerte. Pienso que hoy más que nunca urge voluntad política, social y económica, para aliviar el drama de los desplazados. Se han perdido tantas hospitalidades y, en cambio, se han ganado riadas de humanos desamparados, desabrigados, inseguros. Siempre se repite la misma historia, con cierta sobredosis de orgullo: conmigo los míos, y después, los míos también.

 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic