inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 16 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
02/03/2014 - Ángel Rico Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos   11 votos
Ver además...
A la Caza del Enchufado
11-M diez años sin respuestas y mucha basura que ocultar
Partitocracia: Causa de la ruina en España
Mariano pone la "alfombra roja" al nuevo Frente Popular
Los verdaderos padrinos del "pequeño Nicolás"
Mariano "El Pasmado" o la felonía de vender la dignidad de España
Los nuevos caciques del s.XXI
Nuestra democracia ha sido poco a poco adulterada hasta convertirse en una partitocracia aberrante y alejada del sentir de muchos ciudadanos,
En el siglo XIX el cacique era un oligarca local cuyo poder procedía de sus propiedades rurales y de los servicios prestados a su partido. El abogado o terrateniente se convertía, como político nacional, en el representante de su región, y defendía los intereses de su partido. Creaban clientelas a la que protegían de la justicia, los impuestos o las obligaciones militares. Y a cambio, estas clientelas controlaban los resultados electorales y conseguían el poder local.
 
En el siglo XXI el nuevo caciquismo  nace y se desarrolla en  los actuales partidos políticos de los cuales surgen una casta política de tercera y nauseabunda , que le dan forma y sentido al actual caciquismo.El caciquismo moderno nace o tiene su origen en la "Partitocracia" pura: partidos políticos ultrapoderosos que se apoderan del Estado y se infiltran en los poderes básicos, prevalencia del partido sobre el ciudadano, ocupación o control por los partidos de la sociedad civil y de las grandes instituciones que necesitan ser libres (universidades, medios de comunicación, sindicatos, religiones, etc) y una estructura legal, incluyendo una ley electoral, que beneficia a los partidos políticos más que a los ciudadanos, entre otras.
 
Este sistema,es causa de la ignorancia política y de la apatía del electorado español, unidas al poder desmesurado que han acaparado los partidos, la única esperanza que cabe imaginar en el futuro de la política española es que uno de los grandes partidos políticos se decida a abrazar la democracia y que los ciudadanos le premien ese gesto con el poder. 
 
Nuestra democracia ha sido poco a poco adulterada hasta convertirse en una partitocracia aberrante y alejada del sentir de muchos ciudadanos, en nuestras ciudades el nuevo caciquismo  ha conservado su clientela urbana mediante la caridad y el favoritismo, repartiendo mercedes entre las familias de los votantes cuyas necesidades conocían.
 
Los caciques locales compran lealtades malversando fondos públicos para fines privados en una red impenetrable de corrupción e influencias. El resultado es un sistema electoral ajeno a la voluntad de la mayoría de los españoles, una administración ineficaz y una justicia al servicio de los poderosos.
 
Los caciques amenazan,desprecian y manipulan a la sociedad con el fin de tapar sus vergüenzas y utilizan su poder para intimidar  con amenazas al ciudadano,el cual a parte de pagarle su sueldo tiene que aguantar la soberbia desmesurada de un político de tercera que ni quiera ha sido votado directamente por el pueblo.
 
El ciudadano se tiene que dar cuenta de que la democracia está secuestrada por los nuevo caciques del s.XXI y que estos no cambiarán hasta que no sean elegidos directamente por medio de listas abiertas. 

Y para terminar, es indecente que tengamos que aguantar que nos gobiernen caciques de tercera culpables del desastre económico que vivimos. Y recordar queridos caciques mantenidos por mis impuestos, que seréis perseguidos hasta que salgáis de vuestra guarida.

 

Comentarios: 1
pilar dijo el 19/03/2014 a las 14:08h.
Nuestro sistema de elecciones debería ser con listas abiertas. No me gustan en absoluto la clase política que reina actualmente en España. De todas las maneras hay que tener en cuenta que el día menos pensado nos podrían salir. o bien un "libertador del pueblo" o un "libertador de la patria". Ambos son los mismos perros pero con diferente collar: nos llevarían tanto el uno como el otro a una dictadura, bien por la extrema izquierda o bien por la extrema derecha. Ambos son lo mismo. Defendamos nuestra bien ganada democracia exigiendo, entre otras cosas, las listas abiertas, esto me parece fundamental.   Avisar al moderador








Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic