inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Jueves, 19 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
04/10/2013 - Alfonso Tezanos Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   5 votos
De Madrid al cielo y de la decepción... al futuro

Vivimos días confusos y convulsos, líquidos en terminología sociológica del pensador polaco Zygmunt Bauman, en donde el presente borra todas las estructuras del pasado a una velocidad increíble, jamás vista en ninguna otra época histórica. Ahora la validez media de los sistemas no dura lo que un pestañeo humano. Y eso en cualquier actividad humana, política, económica o comercial. Basta con un pequeño detonante, la pequeña chispa que incendie el castillo de naipes y éste se colapse y derrumbe.

Hoy todo ha cambiado, la permanencia sólo se observa como una rémora incapaz de generar desarrollo y progreso, de acometer futuro en nuestras actividades. Y quizá tengan razón los que opinen que o hay cambio o no habrá nada que cambiar pues nos extinguiremos en la decadencia absoluta, como los amantes de la historia bien conocen. Afirma la economista italiana Loretta Napoleoni que todas las grandes civilizaciones descansaron sobre sólidas estructuras comerciales que los políticos defendieron con ejércitos enormes. Actualmente dichos ejércitos no existen y su labor ingente la tenemos que realizar los empresarios ayudados, y no siempre sucede así, por razonables instituciones políticas.
Tomemos como ejemplo el detonante surgido de una situación decepcionante que todos conocemos, la no elección como sede olímpica de la capital de España, de nuestro querido Madrid.

Una gran mayoría afirmamos que Madrid necesitaba estos Juegos para incrementar su actividad económica, comercial y turística, pero también para reafirmarse como gran ciudad, capaz de codearse de tú a tú con las otras grandes urbes europeas. Tras el fiasco de Buenos Aires y la imposibilidad de llevar a cabo el proyecto olímpico, y dejando atrás el estado de shock en el que parece habernos sumido, ha llegado la hora de decidir el camino a seguir. Desde CECOMA, la Confederación que me honro en presidir, tenemos claro algunas cosas que queremos compartir con los empresarios y con la opinión pública madrileña.

Ahora más que nunca se impone la necesidad de desde las instituciones (Ayuntamiento y Comunidad) convoquen unos nuevos juegos olímpicos, los del desarrollo y la cooperación con los empresarios madrileños, los de la adaptación a los nuevos tiempos desde la realidad, que no desde el amedrentador pesimismo que incapacita para gestionar el futuro y nos convierte en convidados de piedra sin capacidad para intervenir en nuestro propio destino. Las instituciones las componen las personas, al igual que las organizaciones empresariales. Puedo afirmar que todos deseamos el desarrollo de Madrid.
La capital se compone de distritos, pueblos y ciudades, cada uno de ellos con enormes problemas (ahora me refiero concretamente al aspecto comercial) de sostenibilidad y de viabilidad a corto y medio plazo. Madrid exige una sola iniciativa común, global, directa, sincera: el apoyo, la inversión y la inmersión institucional profunda, haciendo hincapié en ambas, y exigiendo a nuestras instituciones con firmeza y profundo respeto a la vez. Me atrevo a decir que desde todas las organizaciones empresariales de nuestra comunidad van a encontrar un apoyo sin fisuras.

Estoy convencido de que sumando entre todos la salida del túnel estará más próxima, de que la negativa del COI a la ciudad de Madrid no tiene que ser una losa que nos entierre definitivamente, sino más bien en un reactivo que nos haga comprender que el destino está en nuestras manos, no en la de otros, depende de la capacidad que tengamos de gestionar los problemas en cada barrio, en cada distrito, en cada municipio, en aplicar estrategias comerciales consensuadas de impacto a corto y medio plazo que den sus buenos frutos de emprendimiento y de mantenimiento de la actividad.
Allí nos encontrarán, deseando escribir entre todos el añorado futuro de recuperación económica, social y ética de nuestra Comunidad.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic