inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 24 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
10/11/2010 - Víctor Vázquez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   6 votos
Ver además...
Callejeando Madrid
Rocío y la casquería mediática
El Madrid terrible
Relecturas
Fidel Castro
Los vecinos siguen reclamando un hospital en la antigua cárcel de Carabanchel
Muerte en la valla
Al matadero
La extraña pareja
Navidad irrecuperable
Sadam Hussein
Rostropovich y la interpretación
De antros: despedidas y reencuentros
La ópera: “centenariazo”
Jazzeando por Madrid
Bajo máscaras
Lecturas caribeñas
En el Copacabana con Gerardo Porto
Políticos de caza y pesca
Políticas de la imagen
La Duquesa Roja
Sudoku ministerial
Rehab
Nada es lo que parece
Madrid, rue de Varenne 77
Arde Madrid en paganías
Lenguas y endogamias
Desconcertante Winehouse
Demócratas y..., demócratas
Ingeniería de espejos
Zetapé, el fontanero
De Vinila a Adonis, poetas
Así va el mundo...
Gu(lag)tánamo
Los 50´s de Betty Page
No me llames crisis, llámame Lola
Pasarela política fashion week
Francis Bacon en el Prado
Una de piratas
Alejandro Sawa
Coherencia, por favor
De muros y alambradas
Los caminos de Santiago
Bucaneros y poetas
AC-DC
El vaso que no se colma...
Justicia con caducidad: terrorista libre
ZP en Rodiezno
Tránsfugas, ética a muletas
La historia en bucle
Obama, Nobel de la ¿ilusión?
Alakrana
¿Piratería o mercado libre?
Madrid, ese poblachón
Víctor Vázquez

Chulapas de clavel y naftalina castiza suben la calle Montera mezclándose con las meretrices que, carmín al morro, escote al viento y muslo apretado, ofrecen lunas de miel de urgencia y amores eternos de media hora entre turistas que bajan desde la Gran Vía hacia una Puerta del Sol llena de vida, de chaperos y carteristas, de japoneses ligeramente acojonados mientras esquivan vendeoros y manteros, de tatuadoras morbosas con flequillos lacios, piel pálida y sexo misterioso que como bellas Rimbaud han salido del poema para fumar un cigarro de picadura.

Madrid aún huele a lumpen umbraliano, a orines y pensión rancia de la calle Fuencarral, a paleto con ínfulas y a fascista escondido, a cañita y café con porras, a poetas con hambre y loterías perdidas, a banderillero frustrado y funcionario aburrido, a sudor seco y bocadillo de calamares, a sótanos con flamenco y amores prohibidos. Madrid es un poblachón maravilloso que saca de las penumbras, cada nueve de noviembre, a su Almudena para que las beatas le griten guapa como si fueran andaluzas.

Es este el Madrid simultáneo y bullente que hoy se me ha chocado en mis callejeos, ese Madrid que miro con curiosidad y desfachatez de miope, el que escribo en el Café Central haciéndome el despistado mientras espío a todo el mundo y bebo a pequeños sorbos mi ginebra; mientras me contengo para no levantarme y acariciar el piano, con esa tapa de madera lujuriosa como la espalda de una pin-up; mientras pido más cacahuetes y entra y sale mil veces Gonzalo Torrente Malvido -hijo de Torrente Ballester al que el Word insiste en cambiarle automáticamente el apellido, con cierta mala leche, por Malvado-; mientras leo los periódicos -El Central es de los poquísimos locales que en Madrid tiene La Vanguardia- y me entero de que, aunque poblachón, por aquí andaba estos días Barbra Streisand paseando descalza por las inmediaciones del Museo del Prado y que la MTV ha montado un sarao con mucho meneo, ombligo y muslamen. ¿Habrá pedido orden de alejamiento Hannah Montana para Sánchez Dragó, al que le están dando en la misma dragonera por viejo verde y viagrero?, dicen. Resumiendo: nada de delito, poco de literatura, mucho de farol y más de instrumentación política.

Suena Tete Montoliu y yo me pido otro gin-tonic. Me encanta leer borracho las esquelas del ABC y desarrollar mi doble teoría: por un lado, la de la inmortalidad de los García. Ni uno se muere, oiga, según las estampitas del periódico; y por otro que con cuatro apellidos la mortalidad se dispara.

 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic