inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 23 de septiembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
30/12/2009 - Juan Julián Elola Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   5 votos
Ver además...
Vivir Madrid
Acoso a la Giner de los Ríos
Me vais a perdonar, pero no voy a hablar de crisis...
Ganó Obama. Algo está apunto de suceder
2009, año de Darwin
Navidades de Carnaval, enero de Cuaresma
Medidas económicas
La visir-esa que quería ser califa
Internet y las nuevas tecnologías son seguros
¿Eres clase media?
Más Europa
Sin marcha atrás
Tasa de basuras: nuevo impuesto en época de crisis
Vuelve la liga
Felicidades
Y los niños sin ordenador...
Dichoso Eurovisión
Estosololoarreglamosentretodos.org
La reforma sanitaria de Obama
El Partido Popular ha perdido el norte
El Severo Ochoa sin transporte escolar
Primarias en el PSOE madrileño
Debate sobre la Huelga General del 29-S
Trabajar más, cobrar menos
DeudaMadrid
¿Eres de los Reyes o de Papá Noel?
La Ley Antitabaco salvará miles de vidas
Madrid está lleno de baches
Nuestra sanidad, ejemplo para EE.UU.
El doctor Montes sigue siendo inocente
Cuando lo urgente no nos deja hacer lo importante
Cambios en la política española
Reforma de la Constitución
Va por ustedes ‘maestros’
Entrevista a Juan Julián Elola, Ex-diputado socialista
El año que vivimos peligrosamente
Listas abiertas, ¿igual que en el Senado?
Oh, rara Navidad
Kim Dotcom
Cuando el trabajo fijo dejó de serlo
Rutina
Para mejorar la educación: más inversión
Si pagas con cacahuetes...
2009: el año de la crisis
Juan Julián Elola

Se acabó 2009. Se hizo un poco largo al final, parecía como si quisiera hacerse de rogar, pero finalmente terminó. Y será un año que supongo que todos recordaremos en el futuro. Ha sido el momento en que realmente se hizo efectiva la crisis que pasó de puntillas por 2008, casi como queriendo no hacerse notar. Pero llegó 2009 y dejó el disimule. Finalmente, de todas formas, la crisis no ha sido lo que nos querían hacer creer. Sí es cierto que hubo más paro, mucho paro. Pero tampoco es menos cierto que todos sabemos que la mayoría de los empresarios han aprovechado el momento, citando ‘la crisis’ para hacer limpia en sus empresas. Ese ha sido el principal de los motivos del aumento del paro, la cicatería de algunos empresarios. El principal exponente de última hora nos ha venido por el que es el presidente de los Empresarios Españoles, Díaz Ferrán. No sólo ha dejado a sus empleados en la calle sin dar más explicaciones (salvo, como siempre, ‘la crisis’), sino que ha sido capaz de dejar en la misma situación a 6.000 viajeros que habían confiado en su empresa aérea para salir de España. Y encima, en el colmo de la desfachatez, el propio dueño parece decir algo así como que les está bien empleado por fiarse de su empresa: “Yo no habría confiado en mi empresa para reservar un vuelo”, ha dicho. Una frase de la más arraigada tradición marxista (de Groucho Marx: “No pertenecería a un club que me admitiera como socio”). No sé si este hombre hace extensivo el comentario al resto de sus empresas, pero es dueño de Viajes Marsans también y, al menos yo, sé quién no va a organizar mis vacaciones (por si acaso, que no pueda decir que me estaba bien empleado).

En mi opinión, la crisis pasó casi como la Gripe A, la enésima de las crisis sanitarias de este siglo. Incluso superando la fama de las vacas locas o de la gripe aviar de hace unos años. Tan así pasó la crisis que no se ha producido la “refundación del capitalismo”, anunciada con grandes titulares por algunos gurús de la economía. Seguimos teniendo el capitalismo de hace unos años y los empresarios, como ya decía, incluso han sido los que más se han aprovechado de la situación. Un par de cosas sí hemos sacado en claro. Por un lado, volvemos a comprobar que las clases sociales existen, aunque nos decían que no. Estamos, básicamente, los que podemos ser despedidos y los que nos pueden despedir.  Podemos llamarlos de muchas maneras, más o menos ‘modernas’, pero el resultado sigue siendo el del siglo pasado, o el del anterior: en el mercado laboral, unos tienen el poder, y otros sólo su trabajo. Y en segundo lugar hemos cambiado, creo que a mejor, nuestras costumbres de consumo. Miramos un poco más que hace un año en qué gastamos el dinero, y somos un poco más reacios a endeudarnos y algo más proclives al ahorro. Eso, al menos, es de por sí bueno. 

Han pasado otras cosas, se tomaron otras decisiones en muchos otros aspectos (incluso el Barça fue pentacampeón), pero al final, con el paso de los años, creo que 2009 será recordado como el año de la crisis.
 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic