inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 20 de noviembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
11/04/2014 - Pablo Sagastibelza Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Diego Simeone.
41 años después

Nunca es tarde si la dicha es buena, reza el refrán popular. Perfectamente aplicable a las sensaciones y sentimientos que la afición atlética vive en estas semanas de gloria futbolística. Cierto que las cosas no llegan de repente y porque sí, sino que los frutos llegan si antes se ha plantado, regado y cuidado la planta.

Esto es lo que ha hecho el equipo del Manzanares en las últimas temporadas. No sabemos cómo va a acabar el año, pero desde luego se puede decir que la cosecha es magnífica. Pelear con opciones por el título de Liga a estas alturas de campeonato, y haber llegado, cuarenta y un años después de la anterior, a las semifinales de la antigua Copa de Europa, es más que meritorio. Máxime si mides tus fuerzas y recursos con los de Madrid y Barcelona, que se mueven en otro cosmos económico.

Mucho mérito tiene el entrenador, el Cholo Simeone, que ha sabido trasmitir a una mezcla de jugadores jóvenes y veteranos un sentido de la lucha que hace tiempo no se veía en el Calderón. Lucha y sufrimiento, capacidad de sacrificio hasta el límite de lo posible. Lógicamente, el cesto tiene mimbres. Hay buenos estrategas, buenos preparadores, buen nivel futbolístico en las piernas y en las cabezas de los chavales, pero no son los figurones de los estelares vecinos de la Castellana. A los blancos se les debe exigir como lo que ganan con sus sueldos y publicidad, muchísimo; cada año tienen la obligación de estar arriba y en todos los frentes.

Al mismo tiempo, directiva y ojeadores han trenzado bien la maroma con el dinero disponible. Cuando se marcharon el Kun y Forlán llegó Falcao, después, cuando este se dejó seducir por el canto de las sirenas (¿se arrepentirá si el Atlético de Madrid gana la Champions?) surgió Diego Costa de la sombra del Tigre. Esto adelante, pero lo mismo se puede decir de los cancerberos: se fue De Gea con consternación colchonera, y llegó el joven Courtois, que ha hecho olvidar rápido al joven y alto rubio que todo lo paraba.

Cuando escribo estas líneas aún no se ha celebrado el sorteo para las semifinales de la Champions, y quedan muy pocas jornadas de Liga. Pase lo que pase la historia ya está escrita y los atléticos no deberían tener –aparte de cansancio- más presión que la justa del momento. Han llegado donde nadie esperaba (porque, no lo neguemos, todos pensaban que en algún momento llegaría el reventón de rueda) por lo que toca meter cabeza, exprimir músculo y disfrutar del momento como no se hacía desde hace cuarenta y un años.

psagastibelza@gmail.com









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic