inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 12 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
18/04/2016 - Víctor Corcoba Herrero Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Oportunidad de vida para todos

Hemos de reconocer que cada día es más complicado, desde la diversidad de la familia humana, algo que debiera ser tan sencillo, como: convivir. Si fundamental, para ello, es crear un futuro de decencia y oportunidad de vida para todos, no menos    esencial, es la falta de autocontrol del ciudadano actual, totalmente sumiso al mundo de las tecnologías. Ante estas realidades sin alma todo es posible. Ningún ser humano, de cualquier continente, se libra de caminar a la deriva, sin rumbo. Son muchas las incertidumbres. La inestabilidad y los conflictos, la siembra del terror, nos están dejando sin fibras, y lo que es peor, sin horizontes de humanidad. La falta de un liderazgo mundial, incapaz de poner orden y dar esperanza a sus moradores, lo único que hace es acrecentar el desconcierto. Esto es lo que le viene sucediendo a la Unión Europea desde hace algún tiempo, tras un cúmulo de despropósitos; y lo que también le pasa a otros continentes, donde la unidad del linaje humano está seriamente dañado. Ya está bien de hablar de mundos diversos, dentro de nuestro único mundo, en el que se debe garantizar una existencia humana, donde se active un solo corazón, para que nos podamos arropar unos a otros, en lugar de inclinarnos a unas formas de aislamiento creciente y egoísta que, en el fondo, a todos nos perjudica. Porque nos ahogan y nos impiden hasta caminar por una vida que se ha donado para disfrutarla.

Indudablemente, necesitamos cooperar en la conquista de ese bien colectivo conciliador y reconciliador con la vida. Debiéramos, por tanto, tomar plena conciencia de nuestra propia dignidad y de la de cada ser viviente. Sin duda, nos hace falta más coraje, más inquietud por la consideración de los derechos humanos y un más efectivo repudio de sus violaciones. En este sentido, nos alegra que la comunidad internacional esté abordando el desafío de hacer realidad los propósitos y metas ambiciosas y universales plasmados en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. La participación en pie de igualdad y la activa intervención de todas las personas, provengan de donde provengan o tengan alguna discapacidad, será vital para lograr sociedades más solidarias e inclusivas. Precisamente, en el Día Mundial de la Concienciación sobre el Autismo (2 de abril), el Secretario General de Naciones Unidas, aparte de reconocer que en muchas sociedades se excluye a las personas con esta enfermedad, nos insta a no dejar a nadie atrás, pidiendo "más recursos financieros para que los jóvenes con autismo puedan formar parte del histórico impulso de progreso de su generación". Sería bueno que todas las naciones recapacitasen sobre ello, máxime cuando este año se cumple el décimo aniversario de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, por ejemplo, incrementando aún más el acceso y las oportunidades de trabajo a estas personas que conforman un grupo vulnerable y numeroso al que el modo en que se estructura y funciona la sociedad ha mantenido habitualmente en conocidas condiciones de exclusión.

En demasiadas ocasiones, para desgracia de todos nosotros, las relaciones de convivencia son discriminatorias, como si los seres humanos valiésemos distinto unos de otros. Esto es una auténtica contradicción; puesto que la plenitud a la que tiende toda vida humana no está en objeción con una  condición de enfermedad o de sufrimiento. En consecuencia, la falta de salud o la discapacidad nunca debiera ser excluyente; es más, debiera movernos a la acogida, equilibrando el yo con nosotros y no caer en el rechazo. Este desprecio por cualquier vida humana no tiene justificación alguna, además de enseñarnos a discernir en la persona enferma un don para toda la especie, una presencia que llama a la responsabilidad y a la aceptación, a la plena integración social. Nunca, como en este momento, ha necesitado el mundo que los seres humanos y las naciones se unan para superar las divisiones y las violencias existentes, en esta apuesta por la concordia a una vida digna a la que todos tenemos derecho. De ahí la necesidad de avivar las oportunidades existenciales para todos, antes de que los grupos terroristas continúen ganando fortaleza a través de las diferencias humanas y apelando a las personas que se sienten marginadas y aisladas. Es hora, al fin, de que las naciones trabajen juntas para esperanzarse por un mundo menos cruel. Durante décadas, las Naciones Unidas han hecho llegar su mensaje mediante tiras cómicas y, en el momento actual, recurren a los superhéroes para difundir lo acordado recientemente sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Con Cómics que unen países, una nueva iniciativa apoyada por UNICEF, se creará un cómic original, confiamos que con espíritu reconciliador, para cada uno de los diecisiete objetivos, con el objetivo de involucrar a un público más joven en la lucha por un mundo mejor.

Y para construir un mundo mejor, ¿cómo se hace?. No se me ocurre otro modo, nada más que queriendo hacerlo. Hay que dar luz a este mundo oscuro, injertando oportunidad de vida para todos, prendiendo esperanzas por doquier rincón, brotando reconciliaciones entre corazones, adaptando lenguajes con acciones, escribiendo verdades aunque duelan, tendiendo brazos para abrazarse, que la vida no la tiene uno solamente para sí, es una relación con los demás, junto a los demás y por los demás. Por si solos, no somos nadie. Por eso, cuesta entender el cementerio de los migrantes sin nombre. En su saludo al mundo, el Papa Francisco al anunciar la Resurrección de Jesucristo, nos invitaba a la reflexión, denunciando que "el mundo está lleno de personas que sufren en el cuerpo y en el espíritu, mientras que las crónicas diarias están repletas de informes sobre delitos brutales". Otro mundo tiene que ser posible, sinceramente digo que sí. No podemos quedarnos indiferentes, tenemos que abrirnos al mundo, y el mundo tiene que abrirse a la naturaleza humana. No a las máquinas. No a las finanzas. Retornemos a las fuentes de la creación, a los manantiales de la vida. Liberémonos de las intoxicaciones y contaminaciones que nos destruyen y nada construyen. Despojémonos de intereses. Seamos más espíritu que cuerpo, más poesía que mundanidad, más gozo que tristeza.

Al fin y al cabo, nuestra grandeza está prescrita, esencialmente por su relación entre nosotros, sobre todo con aquellos que sufren y que buena parte de la sociedad privilegiada margina. Téngase en cuenta que una comunidad que no logra aceptar a los que sufren y no es capaz de contribuir mediante la compasión a que el sufrimiento sea compartido y sobrellevado también interiormente, es una sociedad cruel e inhumana, que más pronto que tarde, acabará por matarse a sí misma. Los próximos años el mundo debería repensar en educar para la convivencia en la diversidad, activando la conciencia de la justicia, y poniendo sobre la realidad el principio de que no se pierda un solo ser humano por falta de oportunidades, o lo que es lo mismo, por falta de auxilio en la vida. Pensemos que, son las relaciones con las personas, lo que verdaderamente da sentido a nuestra propia existencia. Pues, pongámonos en acción, sabiendo que existimos, y que somos tan necesarios como precisos, tan de todos como de mi mismo. Lo decía Albert Einstein: "solamente una vida dedicada a los demás merece ser vivida". Qué verdad más grande. Merezcamos la vida por lo que nos hayamos entregado. ¡Ganémosla!.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic