inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 16 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
21/12/2015 - Juan Luis Posadas Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos0,2 puntos   5 votos
El orden ha muerto, ¡viva el caos!

No seré yo quien llore al bipartidismo. El monstruo bifronte PPSOE ha gobernado España desde 1982 a golpe de promesas incumplidas, colocación de sus afines, corrupción galopante, pérdida de poder central a cambio de votos de las muletas independentistas de CiU y PNV, chulería y macarrismo político. Un bipartidismo cuya acta de defunción fue el debate “a dos” en blanco y negro, que parecía pactado, hasta que Pedro insultó a Mariano y ambos quedaron descolocados en las encuestas y los votos. No es el fin de una era, es el fin del orden, de ese orden pequeñoburgués que consistía en que todo estaba “atado y bien atado”, en aquello que dijo Pío Cabanillas de que “gane quien gane, ganaremos nosotros”, en ese teatrillo del Congreso donde se peleaban los pepesocialistas por tontadas mientras votaban muy parecido en las políticas que ellos llamaban “de Estado”: mantenimiento del saqueo a las clases medias, estado constante de corrupción, compadreo con la Banca y la Iglesia, cesión de competencias a los compinches autonómicos, y capitulación en nuestra independencia frente a Europa y los Estados Unidos.

Entramos en la era del caos, del “lío” que tanto le disgusta al del tic en el ojo, de la “ingobernabilidad” que pone los pelos de punta a los del IBEX35 y a otros tiburones financieros y a las agencias de rating. Pero es lo que queremos los españoles: que en el Parlamento se parlamente, que sus Señorías se ganen ese sueldazo que tienen hablando, dialogando, acordando y debatiendo. Que se conformen mayorías fruto del acuerdo y no del reparto del pastel.

Lo primero que tienen que hacer estos políticos que hemos votado los españoles es leer bien el resultado. La continuidad está en minoría (123 diputados del PP). El recambio socialista está en retroceso (90 diputados del PSOE). El “asalto al cielo” se ha quedado a la toma del desván (69 diputados del PSOE). Tampoco la liberalidad con retoques socialdemócratas ha epatado (40 diputados de C’s). Ni un acuerdo PP-Ciudadanos ni el contrario PSOE-Podemos tienen opciones de gobernar, pues la primera opción no tiene más amigos en el Congreso, y la segunda opción solo podría superar a la primera con compañeros de cama indeseables que lo que quieren es romper España.

Pero sí hay otras opciones: un acuerdo entre los cuatro partidos –incluso entre los tres perdedores (suman 199 diputados)- que convierta esta legislatura en un proceso de reforma constitucional y electoral, que acabe en seis meses con una Constitución renovada y un referéndum para aprobar dicha reforma. Una reforma que debe decidir si queremos una España más centralizada o federal, y una ley electoral que haga posible la máxima de “un hombre, un voto”. El escollo, como hasta ahora, es Cataluña. Porque sería cuestionable que, en sus ansias por sumarse al carro de los perdedores-ganadores, el PSOE cediera en convocar un referéndum ilegal y cainita en Cataluña. Claro que eso Ciudadanos –benditos sean- no lo van a permitir.
Solo me resta decir, a voz en grito, VIVA LA CONSTITUCIÓN, VIVA EL REY, VIVA ESPAÑA.
 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic