inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 22 de septiembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
16/12/2009 - Víctor Vázquez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Ver además...
Callejeando Madrid
Rocío y la casquería mediática
El Madrid terrible
Relecturas
Fidel Castro
Un mercado navideño en El Retiro, decidido en el Pleno
Muerte en la valla
Al matadero
La extraña pareja
Navidad irrecuperable
Sadam Hussein
Rostropovich y la interpretación
De antros: despedidas y reencuentros
La ópera: “centenariazo”
Jazzeando por Madrid
Bajo máscaras
Lecturas caribeñas
En el Copacabana con Gerardo Porto
Políticos de caza y pesca
Políticas de la imagen
La Duquesa Roja
Sudoku ministerial
Rehab
Nada es lo que parece
Madrid, rue de Varenne 77
Arde Madrid en paganías
Lenguas y endogamias
Desconcertante Winehouse
Demócratas y..., demócratas
Ingeniería de espejos
Zetapé, el fontanero
De Vinila a Adonis, poetas
Así va el mundo...
Gu(lag)tánamo
Los 50´s de Betty Page
No me llames crisis, llámame Lola
Pasarela política fashion week
Francis Bacon en el Prado
Una de piratas
Alejandro Sawa
Coherencia, por favor
De muros y alambradas
Los caminos de Santiago
Bucaneros y poetas
AC-DC
El vaso que no se colma...
Justicia con caducidad: terrorista libre
ZP en Rodiezno
Tránsfugas, ética a muletas
La historia en bucle
Obama, Nobel de la ¿ilusión?
Alakrana
La crispación como instrumento
¿Piratería o mercado libre?
Víctor Vázquez

África bella, y desnutrida por la anorexia ética de un occidente que pasó de una colonización esclavista a una descolonización con caballo de Atila, compás y tiralíneas. África, la siempre moribunda y convulsionada mientras nosotros, los blanquitos, jugamos a los safaris de sillón y consola como un Indiana Jones de pacotilla; y que por favor no nos pongan niños esqueléticos con el vientre hinchado en el Telediario a la hora de comer que a lo mejor se nos corta el apetito.

África está de moda en las televisiones y en los periódicos. El Alakrana nos ha puesto Somalia en el mapa, el Virginia G nos enseña dónde está Guinea Bissau y los tres secuestrados de la ONG Barcelona Acció Solidària nos muestran por dónde cae Mauritania. No negaremos a los secuestradores y demás bandidaje que están haciendo más por nuestra geografía que la ESO o la antigua EGB. Pero seamos un poco malvados: los primeros llevaban la ikurriña agarrada al mástil y los segundos la bandera de Panamá. La asociación de palabras “bandera de conveniencia” es perfecta, de perfectos caraduras. Al final, la ONG va a resultar que es el Gobierno de Zetapé teniendo que defender, proteger, salvar o como lo quieran llamar, a quien navega bajo otro pabellón.

¿No se ha hablado en occidente de libre mercado como excusa para esquilmar medio mundo al precio del hambre ajena? Ahora, con China en el juego capitalista sin cumplir los Derechos Humanos, ya no nos gusta tanto el asunto pues no podremos competir si nosotros incrementamos costes por remilgos de humanidad a los que hemos ido cediendo a regañadientes. ¿Acaso la piratería no es la expresión máxima del libre mercado donde hasta la persona es objeto de oferta y demanda sin eufemismos? ¿Acaso no es libre mercado, y recalco lo de ‘libre’, el que no haya reglas, ni leyes, y en caso de Somalia, ni gobierno? Han conseguido, los piratas, llevar a la práctica un modelo económico puro.

Elinor Ostrom -Nobel de Economía- establece la teoría de que en situaciones críticas o de excesivo conflicto, las personas buscan, y encuentran, formas privadas de cooperación independientes de los gobiernos para solucionar problemas y maximizar beneficios. Ésta es la idea que desarrolla Peter Leeson en su libro: The invisible hook. The hidden economy of pirates, al respecto de la piratería y sus sociedades cooperativas de organización espontánea.

Piratas, todos…

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic