inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Lunes, 18 de diciembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
25/04/2016 - Juan Julián Elola Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Poner puertas al campo

Usamos esa frase como forma de manifestar la intención por parte de alguien de parar algo que resulta imparable mediante un sistema que todos sabemos que va a resultar inútil. Es más o menos lo que se puede aplicar al Gobierno actual y su obsesión con paralizar en nuestro país el desarrollo del consumo de energías renovables.

En la parte final de la legislatura, en octubre, cuando ya se podía considerar que el Gobierno estaba realizando sus últimos trámites, el Consejo de Ministros aprobó una legislación ultra-restrictiva dirigida a las personas que utilizan las energías renovables para autoconsumo. A mediados de abril ha entrado en vigor para todas las instalaciones que, a fecha de hoy, se pueden considerar ilegales en su casi totalidad, puesto que ni siquiera se ha desarrollado el reglamento técnico para poder legalizarlas. Un detalle sin importancia, si no fuera porque esta situación puede acarrear multas, incluso para particulares, que pueden alcanzar los 60 millones de euros, con lo que ya deja de sonar a broma.

Mientras en el resto del mundo se cubren las ciudades de paneles solares para reducir el consumo de energías contaminantes, nuestro país, a pesar de la cantidad de días de sol que tenemos y de su intensidad, penaliza gravemente a quien lo quiera intentar. De hecho los obstáculos económicos son prohibitivos, lo que hace sumamente desfavorable la inversión para poner energía renovable en tu domicilio, impidiendo que se amortice y favoreciendo a las compañías eléctricas.

Ya se había limitado de forma inexplicable el beneficio que se podía obtener por los paneles solares que producen energía y que la suministraban a las compañías eléctricas y cobraban por ello. Prácticamente se puede decir que se les expropió esa inversión, que estaba en manos de muchas familias que habían gastado ahí sus ahorros con la esperanza de una rentabilidad que además promovía el cuidado del medio ambiente. 

Se podría hablar, más que de poner puertas al campo, de intentar atrapar el sol con una red. De momento lo han conseguido, y el sol, en España, está atrapado en una tupida red de intereses y comercio que se traduce en impuestos y tasas imposibles, y que impiden el uso de la energía solar de forma rentable.

Pero sabemos que no se puede tapar el sol con la mano y que tarde o temprano todo eso caerá por su propio peso. De hecho, ya se podría haber corregido esa situación si se hubiera constituido un gobierno y Rajoy y Soria no siguieran estando en funciones (aunque Soria haya “dejado sus responsabilidades” por las mentiras vertidas sobre sus negocios en Panamá, no puede dimitir al estar en funciones por lo que sigue siendo Ministro y, supongo, cobrando como tal) Es una de las primeras cosas que todos los partidos, salvo el PP, se habían comprometido a eliminar y en la que hubiese resultado sencillo ponerse de acuerdo. Pero claro, el Gobierno sigue siendo el que es, y no parece que vaya a cambiar de idea al respecto.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic