inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 26 de septiembre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
18/05/2010 - Víctor Núñez Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Por qué no somos del Atleti
Víctor Núñez

Después de la gesta de mi ‘Atleti’ ganando la copa de la Europa League espero  que esta pregunta sea la habitual de los niños a sus padres, cuando le insista en ponerle una camiseta que no sea la rojiblanca. A pesar de haber perdido la final de la Copa del Rey, los sentimientos de esta afición única han demostrado a toda España que los atléticos somos de otra pasta. El ‘Atleti’ es así y ya lo dice el himno de Sabina: “que manera de subir y bajar de la nube, que viva mi Atlético de Madrid”. Reconozco que, cuando empezó la Liga me temí lo peor, y lo peor huele a azufre y lo sabemos. Nadie daba un duro por este equipo, y alguien tiene la culpa de que nuestro ‘Atleti’ saliera del pozo en el que estaba metido allá por enero de este año. Ese alguien no es otro que Quique Sánchez Flores, yo diría que el hombre del milagro, el que les hizo creer a un grupo de hombres limitados, salvo unas cuantas excepciones, que eran mejores de lo que pensaban, que eran capaces de ganar. Quique nos ha devuelto a los ‘colchoneros’, los ‘indios’, los ‘rojiblancos’, al lugar donde siempre nos tocó luchar por historia, por masa social, y por un sentimiento único que sólo se vive en el Calderón.

Me gustaría contar un par de anécdotas para explicar la magia de esta afición. La primera ocurrió hace muy poco, en el partido de ida contra el Liverpool. Delante de mí, en el lugar habitual que me corresponde como abonado, había dos familias de alemanes con cinco niños de entre los 6 y 10 años. Cuando empezó el partido animaban al Liverpool y se alegraban con las jugadas de peligro del club inglés. El ambiente era precioso, el ‘Atleti’ jugaba bien y el público se venía arriba. Cuando los nuestros metieron el gol el estadio reventó de jubilo. La gente empezó a cantar el himno, los niños miraban al público y algo les recorrió el corazón en ese momento, el éxtasis que se vivía les había impactado, un virus se había inoculado en ellos. Los minutos pasaban y la afición no paraba de animar, cantar y botar. Poco a poco los chavales aplaudían las jugadas del ‘Atleti’, se levantaban, votaban como unos ‘rojiblancos’ más, ante la estupefacción de sus padres. El proceso de metamorfosis de estos niños me hizo recordar, emocionado, la trasformación de otro niño que hace casi 30 años fue con su padre y su hermano, madridistas, al Calderón. Ese niño era de la Real Sociedad por admiración a los Arconada, Zamora, López Ufarte, etc. Era un ‘Atleti’-Betis, el partido acabo en empate, la afición del ‘atleti’, como siempre, se dejó el alma. Al terminar el partido, el padre le preguntó a uno de los niños, “¿qué, os ha gustado?”; el niño miró a su padre y le dijo: “me voy a hacer del Atlético de Madrid”. Su padre pensó que era una tontería pasajera de su hijo. 30 años más tarde ese niño es abonado del atleti y les escribe estas líneas. ¡Forza Atleti! 

www.desmanagement.wordpress.com
 

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic