inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Sábado, 21 de octubre de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
09/07/2007 - Jorge Bustos Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Ver además...
Condenado por mayoritario
La florentinización de Gallardón
Carta de un taxista sin puntos
Cárcel para quien roba pan
Televisión de necios y para necios
Inmigración manipulada
El belén progre
Es la ETA, ¡despertad!
Lectores cabreados
El apagón ecologista
Héroes nacionales
Obama y los partidos españoles
Rodríguez y las mujeres
El canon preventivo de la SGAE
La huelga malaya
Pacifismo
¿Contamos Madrid?
La boda de Iñaqui
El obsceno ansia de poder
El golf
La conjura de los listos
Garantía para violadores
Animales y hombres
Fernando Alonso y los españoles
¡Violencia en pleno siglo XXI!
El pacto cósmico de Rodríguez
El pueblo que protagonizó la Transición
Bernat Soria y la gripe
¡Es la economía, Rodríguez!
Sin zeta no hay paraíso
Subvención del cine español
Presidente de verano
Jorge Bustos

Ha dicho el hombre del tiempo que se avecina el calor de verdad, ese aire incendiario de la meseta que lo saca a uno de su propia piel. Siempre he pensado que el verano es una estación de una vulgaridad omnímoda, ominosa, ineluctable. El calor fulminante, el sudor pegajoso, la luz cegadora apisonan las últimas reservas de conciencia y elegancia individuales. Entonces hacen su aparición las chanclas y los pulgares rollizos y sucios -pintados por Caravaggio-, las lorzas anticanónicas, la agresividad del vello descubierto y toda la voluminosidad obscena de la carne. La elegancia en el vestir sólo es posible en invierno; el verano únicamente genera variantes carísimas del taparrabos, camisetas pretenciosas y jirones de sábana ondulante que nada conservan de la languidez de las leyendas románticas. Toda la moda de verano resulta ridículamente primaria. En este momento, el pueblo es más masa que nunca: el juicio y el criterio se reblandecen y agostan; la uniformidad calorífica se vuelve un hecho incontestable. El presidente Rodríguez encuentra, por tanto, un gran aliado en el rigor estival.

Viendo en la tele fragmentos del debate sobre el estado de la Nación, he recibido, al fin, la luz de la gran verdad: José Luis Rodríguez es el presidente natural de los españoles. O al menos, de la gran mayoría de ellos. ¿Qué entiendo por presidente natural? Entiendo alguien que comparte condición y cualidades con sus gobernados, y Rodríguez es un aborigen puro de la posmodernidad burguesa de la España actual. Cuando ganó las elecciones, él le dijo a su mujer: “No sabes cuántos españoles podrían llegar a presidente”; y cuánta razón tenía: había ganado él, sin ir más lejos. Y lógicamente, Rodríguez también ha ganado el debate, porque habla como hablan los españoles que lo ven en la tele. En el hemiciclo yo he clasificado en tres grupos a los oradores: los altos -Rajoy-, los medios -Rodríguez- y los bajos -el tipo aquel de ERC, entre muchos otros-. Lo que trato de decir es que se ha a-ca-ba-do definitivamente la época en que se exigía a los gobernantes una formación y unas aptitudes superiores a las del común; ahora, justamente, con la apoteosis del término ‘democracia’ en su acepción más igualitarista, lo que se quiere es que nos gobiernen tipos comunes, vulgares, si acaso que den bien ante la cámara. Por eso Rajoy, con su aburrida preparación, su oposición aprobada y su falta evidente de plasticidad gestual, no conecta con nadie más que con su electorado más incondicional y aquilatado.

En la nueva era de la política, el parlamentarismo no tiene sentido. Nadie usa ya las palabras para defender ideas o convencer con argumentos, sino que se usa la tele para representar papeles de comedia -y se espera a los datos de audiencia-, porque las decisiones políticas y los pactos se fabrican bajo cuerda entre los interesados, y luego se comunican en una rueda de prensa, con toda la fraseología ‘democrática’ consabida. Todo esto no tendría mayor importancia si no hubiera problemas reales -como el hecho de que no exista libertad política en el País Vasco- que suplican la asunción de principios sólidos. Hablar de solidez, en verano y con Rodríguez de presidente, es un contrasentido irrisorio. Todo sigue igual, hay que rezar para que no nos toque la bomba en nuestro destino veraniego y tomarse una birra al socaire húmedo de las palmeras. Qué país.

© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic